Doctrina Bíblica – Conocimiento

 

El Verdadero Conocimiento de Dios Procede de la Fe

Pasaje clave: Jeremías 9:24.

En 1 Timoteo 6:20-21, Pablo advierte a Timoteo contra “la falsamente llamada ciencia (en griego, gnosis), la cual profesando algunos, se desviaron de La fe”. Pablo está atacando las tendencias teosóficas y religiosas que se desarrollaron hasta convertirse en el gnosticismo del siglo II. Los que enseñaban estar creencias y prácticas les decían a los creyentes que debían ver su consagración cristiana como una especie de primer paso algo confuso en el camino hacia el «conocimiento», y los exhortaban a dar más pasos dentro de ese camino. Estos maestros consideraban al orden material como algo carente de valor, y al cuerpo como una prisión para el alma, y trataban la iluminación como la respuesta total a las necesidades espirituales de los seres humanos. Negaban que el pecado tuviera parte alguna en el problema, y la «ciencia” que ofrecían sólo tenía que ver con conjuros, contraseñas celestiales, y disciplinas de misticismo y despego de la realidad.

Habían clasificado de nuevo a Jesús como un maestro sobrenatural que había tenido aspecto de humano, aunque no lo era; negaban la Encamación y la Expiación, y remplazaban el llamado hecho por Cristo a una vida santa con recetas para desarrollar el ascetismo, o concesiones a la vida licenciosa. Las cartas de Pablo a Timoteo (1 Timoteo 1:3-4, 4:1-7; 6:20-2-1; 2 Timoteo 3:1-9); Judas 4, 8-19; 2 Pedro 2 y las dos primeras cartas de Juan (1 Juan 1:5­10; 2:9-11, 18-29; 3:7—10, 4:1-6, 5:1, 12; 2 Juan 7-11) se oponen de manera explícita a las creencias y las prácticas que emergerían más tarde bajo la forma del gnosticismo.

En contraste con esto, las Escrituras hablan de «conocer» a Dios como el ideal para la persona espiritual: esto es, llegar a una plenitud de fe y relación que traiga salvación y vida eterna, y produzca amor, esperanza, obediencia y gozo. (Véanse, por ejemplo, Éxodo 33:13; Jeremías 31:34; Hebreos 8:8-12; Daniel 11:32; Juan 17:3; Gálatas 4:8-9; Efesios 1:17-19, 3:19; Filipenses 3:8-11; 2 Timoteo 1:12). Las dimensiones de este cono­cimiento son:

  • Intelectuales (conocer la verdad acerca de Dios: Deuteronomio 7:9; Salmo 100:3).
  • Volitivas (con­fiar en Dios, obedecerlo y adorarlo en función de esa verdad).
  • Morales (practicar la justicia y el amor: Jeremí­as 22:16; 1 Juan 4:7-8).

La fe-conocimiento se centra en Dios encarnado, Cristo Jesús hombre, el mediador entre Dios y nosotros los pecadores, por medio del cual llegamos a conocer a su Padre como Padre nuestro (Juan 14:6). La fe busca conocer de manera concreta a Cristo y a su poder (Filipenses 3:8-14). El conocimiento de la fe es el fruto de la regeneración, la entrega de un corazón nuevo (Jeremías 24:7; 1 Juan 5:20), y de la iluminación del Espíritu (2 Corintios 4:6; Efesios 1:17). La relación de conocimiento es recíproca, e implica afecto y pacto por ambas partes: nosotros conocemos a Dios como nuestro, porque Él nos conoce a nosotros como suyos (Juan 10:14; Gálatas 4:9; 2 Timoteo 2:19).

Todas las Escrituras nos han sido entregadas para ayudarnos a conocer a Dios de esta forma. Esforcémonos por usarlas de la manera correcta.

Extracto del libro “Teología Concisa”

Por J.I. Packer

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre