La Doctrina de la Creación – La Creación: La Edad de la Tierra 12

 

Continuemos.

Una objeción común a esta noción de «apariencia de edad» es que «hace a Dios un engañador evidente», algo que es contrario a su naturaleza. Pero ¿es Dios un «engañador» si crea a un hombre y una mujer maduros en un día y luego nos dice explícitamente que lo hizo así? ¿Qué si crea peces y animales maduros, y árboles plenamente crecidos, y nos dice que lo hizo así? ¿Qué si permite que Adán y Eva vean las estrellas —que él creó para que las personas pudieran verlas y darle gloria a él— en la primera noche en que ellos vivieron?

Antes que manifestar engaño, pa­rece que estas acciones apuntan a la infinita sabiduría y poder de Dios. Esto es par­ticularmente así si Dios explícitamente nos dice que creó todo en «seis días». De acuerdo a esta posición, los engañados son los que rehúsan oír la propia explica­ción de Dios de cómo surgió la creación.

El problema verdadero con el concepto de apariencia de vejez es que hay algu­nas cosas en el universo que no se pueden explicar fácilmente. Todos concuerdan con que Adán y Eva fueron creados como adultos, no como niños recién nacidos, y por consiguiente tuvieron una apariencia de edad. La mayoría de los que sostienen días de 24 horas en Génesis 1 también dirían que hubo una apariencia de edad en las plantas y árboles, y con todos los animales cuando fueron creados (¡la gallina fue antes del huevo!), y probablemente lo mismo sucedió con la luz de las estrellas.

Pero la creación de fósiles presenta un problema verdadero, porque los cristianos responsables no querrán sugerir que Dios esparció fósiles por toda la tie­rra ¡para dar una apariencia adicional de vejez! Esto no sería crear algo «en proce­so» o en un estado de madurez; sería crear los restos de un animal muerto, no tanto para que el animal pudiera servirle a Adán y Eva, sino simplemente para hacer que la gente pensara que la tierra era más vieja de lo que realmente era. Todavía más, uno tendría que decir que Dios creó todos estos animales muertos y los llamó «muy bueno».

Si bien la creación de las estrellas con rayos de luz en su lugar y árboles ya desa­rrollados tendría el propósito de capacitar al ser humano para glorificar a Dios por la excelencia de su creación, depositar fósiles en la tierra solo podría ser para deso­rientar y engañar a los seres humanos en cuanto a la historia de los inicios del mun­do. Más problemático es que Adán, las plantas, los animales y las estrellas hubieran parecido tener diferentes edades (porque fueron creados con funciones de madu­rez desarrolladas), en tanto que las investigaciones geológicas modernas dan aproximadamente el mismo cálculo de edad basados en fechados radiométricos, cálculos astronómicos, formaciones de roca, muestras de piedras de la luna y me­teoritos, etc. ¿Por qué Dios iba a crear tantas diferentes indicaciones de una tierra que tiene 4500 millones de años de edad si no es cierto? ¿No sería mejor concluir que la tierra tiene 4500 millones de años de edad, y que Dios dejó muchas señales allí para mostrárnoslo en vez de implicar que nos engañó?

Así que parece que las únicas explicaciones creíbles de las evidencias fósi­les que los cristianos pueden adoptar son las siguientes:

  • Los métodos de fechar actuales son incorrectos en proporciones colosales debido a suposiciones erradas o debido a cambios que se produjeron a consecuencia de la caída o del diluvio.
  • O los métodos de fechar actuales son aproximadamente correctos y la tierra tiene millones o miles de millones de años.

 

b. Geología del Diluvio.

Otra noción común entre los evangélicos es lo que se puede llamar «geología del diluvio». Este es el concepto de que las tremendas fuerzas naturales desatadas por el diluvio en el tiempo de Noé (Gn.6—9) significativamente alteraron la faz de la tierra, causando la creación de carbón y diamantes, por ejemplo, dentro del es­pacio de un año antes que en cientos de millones de años, debido a la presión extremadamente alta ejercida por el agua sobre la tierra. Esta noción también aduce que el diluvio depositó los fósiles en capas de sedimento increíblemente espesas por toda la tierra. Al concepto de la geología del diluvio también se llama «neocatastrofismo» porque sus proponentes atribuyen la mayoría del presente estatus geológico de la tierra a la inmensa catástrofe del diluvio.

Los argumentos geológicos presentados por los que proponen esta noción son técnicos y difíciles de evaluar para quien no es especialista en esto.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

Lee La Creación: La Edad de la Tierra 13

Lee La Creación: La Edad de la Tierra 14

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre