La Doctrina de la Biblia – La Inerrancia de las Escrituras 3

 

Continuemos.

El Nuevo Testamento contiene afirmaciones adicionales de la confiabilidad de todas las partes de las Escrituras; en Hechos 24:14 Pablo dice que adora a Dios «de acuerdo con todo lo que enseña la ley y creyendo lo que está escrito en los profetas». En Lu­cas 24:25 Jesús dice que los discípulos son «torpes» porque son «tardos de corazón para creer todo lo que han dicho los profetas».

En Romanos 15:4 Pablo dice que «todo lo que se escribió» en el Antiguo Testamento «se escribió para enseñamos». Estos pasajes no dan indicación de que alguna parte de las Escrituras no sea confia­ble por completo. De modo similar, en 1º Corintios 10:11, Pablo puede referirse in­cluso a detalles históricos menores del Antiguo Testamento (sentarse para comer y beber, levantarse para bailar) y puede decir que lo uno y lo otro «sucedió» (por consiguiente implicando confiabilidad histórica) y «quedó escrito para advertencia nuestra».

Si empezamos a examinar la manera en que los autores del Nuevo Testamento confiaron en los detalles incluso más pequeños de la narrativa del Antiguo Testa­mento, no vemos ninguna intención de separar nuestros asuntos de «fe y práctica», ni de decir que esto de alguna manera es una categoría reconocible de afirmacio­nes, ni que implica que las afirmaciones que no estén en esa categoría no son con­fiables o no se debe pensar que son inerrantes. Más bien, parece que los autores del Nuevo Testamento están dispuestos a citar y afirmar como verdadero todo detalle del Antiguo Testamento.

En la lista que sigue hay algunos ejemplos de estos detalles históricos citados por autores del Nuevo Testamento. Si todos estos son asuntos de «fe y práctica», entonces todo detalle histórico del Antiguo Testamento es asunto de «fe y prácti­ca», y esta objeción deja de ser objeción a la inerrancia.

Por otro lado, si se pueden afirmar tantos detalles, entonces parece que todos los detalles históricos del Antiguo Testamento se pueden afirmar como verdaderos, y no debemos hablar de res­tringir la necesaria veracidad de las Escrituras a alguna categoría de «fe y práctica» que excluiría algunos detalles menores. No hay tipos de detalles que no se pudieran afirmar como verdaderos.

El Nuevo Testamento nos da la siguiente información:

  • David comió del pan de la proposición (Mt 12:3-4).
  • Jonás estuvo en un gran pez (Mt 12:40).
  • Los hombres de Nínive se arrepintieron (Mt 12:41).
  • La reina del sur vino para oír a Salomón (Mt 12:42).
  • Elías fue enviado a la viuda de Sarepta (Lc.4:25-26).
  • El sirio Naamán fue lim­piado de su lepra (Lc.4:27).
  • El día en que Lot salió de Sodoma fuego y azufre llovió del cielo (Lc.19:29; cf.vs.32 con su referencia a la esposa de Lot que se convirtió en sal).
  • Moisés levantó la serpiente en el desierto (Jn.3:14)
  • Jacob le dio un terreno a José (Jn.4:5).
  • Muchos detalles que ocurrieron en la historia de Israel (Hch.13:17-23)
  • Abraham creyó y recibió la promesa antes de ser circuncidado (Ro.4:10).
  • Abraham tenía como cien años (Ro.4:19).
  • Dios le dijo a Rebeca antes de que nacieran sus hi­jos que el mayor serviría al menor (Ro.9:10-12)
  • Elías habló con Dios (Ro.11:2-4).
  • El pueblo de Israel pasó por el mar, comió y bebió alimento y bebida espiritual, deseó el mal, se sentó a beber, se levantó a bailar, se entregó a la inmoralidad, se quejó y fueron destruidos (1º Co.10:11).
  • Abraham te dio el diezmo de todo a Melquisedec (Hb.7:1-2).
  • El tabernáculo del Antiguo Testamento tenía un diseño específico y detallado (Hb.9:1-5).
  • Moisés roció al pueblo y los enseres del tabernáculo con agua y sangre, usando lana escarlata e hisopo (Hb.9:19-21).
  • El mundo fue creado por la palabra de Dios (Hb.11:3).
  • Muchos detalles de la vida de Abel, Enoc, Noé, Abraham, Moisés, Rahab y otros en realidad sucedieron (Hb.11).
  • Esaú vendió su primogenitura por una sola comida y después quiso con lágrimas recu­perarla (Hb.12:16-17).
  • Rahab recibió a los espías y los envió por otro camino (Stg.2:25).
  • Ocho personas se salvaron en el arca (1º P.3:20; 2º P.2:5).
  • Dios convirtió a Sodoma y Gomorra en cenizas pero salvó a Lot (2º P.2:6-7).
  • El asna de Balaam habló (2º P.2:16).

Esta lista indica que los escritores del Nuevo Testamento estuvieron dispues­tos a descansar en la veracidad de cualquier parte de las narraciones históricas del Antiguo Testamento. Ningún detalle fue demasiado insignificante para usarse para la instrucción de los cristianos del Nuevo Testamento.

No hay indicación al­guna de que pensaran en alguna categoría de afirmaciones bíblicas que no fueran confiables y fidedignas (tales como afirmaciones «históricas y científicas» a diferen­cia de pasajes doctrinales o morales). Parece claro que la Biblia misma no respalda ninguna restricción de algún tipo de temas de los cuales habla con absoluta autoridad y verdad; ciertamente, muchos pasajes de la Biblia en realidad anulan la validez de esta clase de restricción.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

Lee La Inerrancia de las Escrituras 4

Lee La Inerrancia de las Escrituras 5

Lee La Inerrancia de las Escrituras 6

Lee La Inerrancia de las Escrituras 7

Lee La Inerrancia de las Escrituras 8

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre