Introducción a la Teología – Teología Sistemática, Doctrinas y Ética.

 

1. ¿Cuáles Son las Doctrinas?

En este estudio la palabra doctrina se entenderá de la si­guiente manera: Una doctrina es lo que la Biblia entera nos enseña hoy en cuanto a un tema en particular.

Esta definición se relaciona directamente con nuestra definición anterior de teología sistemática, puesto que muestra que una «doctrina» es simple­mente el resultado del proceso de hacer teología sistemática con respecto a un tema en particular.

Entendidas de esta manera, las doctrinas pueden ser muy am­plias o muy reducidas. Podemos hablar de «la doctrina de Dios» como una catego­ría doctrinal principal, incluyendo un sumario de todo lo que la Biblia nos enseña hoy en cuanto a Dios. Tal doctrina sería excepcionalmente grande. Por otro lado, podemos hablar más limitadamente de la doctrina de la eternidad de Dios, o de la doctrina de la Trinidad, o de la doctrina de la justicia de Dios.

Las siete «doctrinas» o aspectos de estudios principales son:

  • La doctrina de la Palabra de Dios
  • La doctrina de Dios
  • La doctrina del hombre
  • Las doctrinas de Cristo y el Espíritu Santo
  • La doctrina de la aplicación de la redención
  • La doctrina de la iglesia
  • La doctrina del futuro.

Dentro de cada una de estas categorías doctrínales principales se han seleccionado muchas más enseñanzas específicas como apropiadas para incluirlas. Generalmen­te estas tienen por lo menos uno de los siguientes tres criterios:

A. Son doctrinas que se enfatizan bastante en la Biblia.

 

B. Son doctrinas que han sido las más signifi­cativas en toda la historia de la iglesia y han sido importantes para todos los cristia­nos de todos los tiempos.

 

C. Son doctrinas que han llegado a ser importantes para los creyentes en la situación presente de la historia del cristianismo (aunque algu­nas de estas doctrinas tal vez no hayan sido de tan gran interés anteriormente en la historia de la iglesia). Algunos ejemplos de doctrinas en la tercera categoría son la doctrina de la inerrancia de la Biblia, la doctrina del bautismo en el Espíritu Santo, la doctrina de Satanás y los demonios con referencia particular a la guerra espiri­tual, la doctrina de los dones espirituales en la edad del Nuevo Testamento, y la doctrina de la creación del hombre como hombre y mujer en relación a la com­prensión de las funciones apropiadas de hombres y mujeres hoy. Debido a su perti­nencia a la situación contemporánea, doctrinas como estas han recibido más énfasis en el presente volumen que en la mayoría de los textos tradicionales de teología sistemática.

 

2. ¿Cuál es la Diferencia Entre Teología Sistemática y Ética Cristiana?

Aunque hay inevitablemente alguna conexión entre el estudio de la teolo­gía y el estudio de la ética, he tratado de mantener una distinción en énfasis. El én­fasis de la teología sistemática recae en lo que Dios quiere que creamos y sepamos, en tanto que el énfasis de la ética cristiana es lo que Dios quiere que hagamos y cuá­les actitudes quiere que tengamos. Tal distinción se refleja en la siguiente defini­ción: La ética cristiana es cualquier estudio que responde a la pregunta: ¿Qué nos exige Dios que hagamos y qué actitudes exige él que tengamos hoy?» con respecto a alguna situa­ción dada. La teología, pues, se enfoca en ideas en tanto que la ética enfoca las cir­cunstancias de la vida.

La teología nos dice cómo debemos pensar en tanto que la ética nos dice cómo debemos vivir. Un texto de ética, por ejemplo, considerará te­mas tales como el matrimonio y el divorcio, mentir y decir la verdad, robar y tener algo en propiedad, el aborto, control de nacimiento, homosexualidad, la función del gobierno civil, disciplina de los hijos, pena capital, guerra, cuidado de los po­bres discriminación racial, y temas por el estilo.

Por supuesto que habrá alguna su­perposición: la teología debe aplicarse a la vida (por consiguiente a menudo es ética hasta cierto punto); y la ética se debe basar en ideas apropiadas de Dios y su mundo (por consiguiente es teológica hasta cierto punto).

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre