Mujeres – APRENDIENDO A QUERERME 2

0

Priorizar no quiere decir ser perfecta sino poner adelante del resto.

El uso de tus recursos y capacidades será de acuerdo a las prioridades. Si priorizás tu vida profesional invertirás en tu educación, en el área  intelectual, en las herramientas necesarias para desarrollar tu profesión. Si priorizás tu familia sabes que tenés que estar más tiempo con ellos, crear momentos con el grupo familiar. Si priorizás el área emocional porque sufriste en ese aspecto de tu vida, tendrás que invertir en un consejero para que te esté afirmando. Al caminar desorientadas terminamos el año sin lograr nada, por eso debemos  priorizar.

3. Saber que tu destino es el éxito.

El éxito es tu derecho de nacimiento. Dios nos hizo para el éxito y a los seres humanos nos cuesta creerlo -aun más que fracasar-, porque pensamos que no estamos preparados. Desde el día de tu nacimiento Dios te selló con éxito. Éxito es tu identidad, y todo lo que hagas será exitoso tarde o temprano.

Tu destino es el éxito y nadie lo puede cambiar.

El Señor te irá mostrando hacia donde moverte, se abrirán puertas insospechadas, raras, y delante de ellas dirás: “Esto no tiene nada que ver con lo que oré, ni con mis dones, ni con lo que me preparé; me siento miserable, que no lo voy a poder hacer”. Pero tendrás coraje y cuando la atravieses soltarás un potencial que no sabías que tenías. El Señor te dirá: “Entra” y te sentirás otra mujer porque saldrán las riquezas y tesoros de tu interior.

Debes entrar de la mano de Dios y con su sabiduría discernirás quien tienes a tu lado.

Hay gente que ya no tiene que estar más con vos, desenganchate emocionalmente y unite a gente sabia que te ayudará a lograr el éxito y también vos ayudarás. Aléjate del que te dañó, necesitás caminar en libertad para poseer. Sacá a los Lot que te acompañan hace un montón de tiempo.

Cuando una mujer sabe que es exitosa tiene en claro que, esté donde esté, todo será éxito, y todo aquel que esté a su lado también lo tendrá. Cuando reconozcas que Dios te dice la verdad, que te acepta incondicionalmente y cree en vos, nadie podrá arrebatarte el éxito, se elevará tu estima a niveles inesperados.

Éxito es tu identidad.

Te puede pasar cualquier cosa pero siempre resurgirás. Hemos pasado situaciones difíciles, complicadas pero estamos acá y es la señal de que volvimos a levantarnos.

Las exitosas se juntan con exitosas porque han resurgido, Dios les dio su calor y se han vuelto a poner de pie para continuar con lo que Él comenzó.

Cuando decimos “eso es para mí”, lo tomamos en fe y activamos algo y recibiremos.

Te tomé de los confines de la tierra, te llame de los rincones más remotos y te dije tú eres mi siervo. Yo te escogí, no te rechacé, así que no temas porque yo estoy contigo, no te angusties, porque yo soy tu Dios, te fortaleceré, te ayudaré, te sostendré con mi diestra victoriosa. El Señor dijo: “Mi presencia está contigo y te daré descanso.” Marcharé al frente de ti y allanaré las montañas haré pedazos las puertas de bronce y cortaré los cerrojos de hierro, te daré los tesoros de las tinieblas y las riquezas guardadas en lugares secretos para que sepas que yo soy el Señor. En los últimos tiempos daré a vosotros de mi Espíritu, hombres y mujeres hablarán de mi parte, a los jóvenes les hablaré en visiones y a los ancianos en sueños pero yo salvaré a todos los que me reconozcan como su Dios. La tierra que van a poseer es tierra de montañas y valles regado por la lluvia del cielo, el Señor su Dios es quien la cuida, los ojos del Señor su Dios están sobre ella del principio al fin. Pero el que se refugia en mí recibirá la tierra por herencia y tomará posesión de mi monte Santo. No temas porque no serás avergonzada, no te turbes porque nunca jamás serás humillada.

Decretamos que saldremos rápidamente de las dificultades, entenderemos que cada mes de este año tiene su bendición, tomaremos estas palabras y no las soltaremos. Declaramos que seremos prosperadas económicamente, que lograremos lo que queremos, y aún más. No habrá escasez en ninguna casa y toda la familia será bendecida.

Por Alejandra Stamateas

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre