Para terminar este tema, déjame compartirte algunos ejemplos de juegos que se pueden utilizar en las clases con niños, y cómo conectarlos con nuestra enseñanza…

1. Introducción a la historia de David y Goliat

Usando unas bolitas de papel vamos a jugar tiro al blanco. Vamos a poner en prueba nuestra puntería. Puedes hacerlo tratando de derribar unos vasos o botellas vacías.

Conectemos: Es difícil tener puntería. Hoy vamos a hablar de varios reyes del pueblo de Israel. El rey más famoso es David, quien derribó con una piedra a un gigante. ¡Imagínate qué puntería la que tenía! Definitivamente fue Dios quien dirigió esa piedra.

Conversación inicial: ¿Cómo crees que era la onda de David?…

2. Introducción a la historia de Job

Competencia de cosquillas. Imagínense que las cosquillas son como una forma de sufrimiento. Vamos a hacer una competencia de cosquillas a ver quién aguanta más.

Conectemos: A veces no aguantamos el sufrimiento y a la primera nos enojamos o nos decepcionamos, y ya no queremos seguir. Job nos va a enseñar que, a pesar del sufrimiento, él nunca dejo de creer en Dios.

Conversación inicial: ¿Cuándo has abandonado una carrera, o no terminado un proyecto, por no aguantar hasta el final?…

3. Introducción a la historia de Rut

Vamos a hacer una carrera de recolección de espigas. En un salón se pondrán espigas de trigo (u objetos que las simulen) regadas al azar. El reto es tratar de conseguir la mayor cantidad de espigas, con la dificultad de que solo pueden saltar en un pie. Gana el que más espigas recoja.

Conectemos: Rut se ganó la vida recogiendo espigas en el campo de Booz, quien más adelante llegaría a ser su esposo.

Conversación inicial: ¿Cuán difícil crees que es recoger espigas? ¿Cuánto tiempo crees que aguantarías haciéndolo durante el día? La Biblia dice que a Booz le asombró Rut porque se esforzaba mucho y trabajaba muy duro. ¡Las personas se dan cuenta de cuánto te esfuerzas aunque tu no te des cuenta!…

4. Introducción a la historia de Jesús enseñando a orar

Jugaremos la clásica versión del escondite en donde una persona va a contar con los ojos tapados hasta 20 y luego irá a buscar a sus compañeros. La dificultad del juego estará en que tanto quien busca como quienes se esconden deberán hacerlo con los ojos tapados.

Conectemos: Jesús enseño durante su ministerio muchas cosas. Una de ellas fue a orar en un lugar alejado o escondido, de manera que la gente no te vea orar, sino que tu oración sea solo para Dios.

Conversación inicial: ¿En qué lugar de tu casa puedes orar?…

5. Introducción al libro de Hechos

Comienza el juego con uno de los jugadores (elegido al azar) poniéndose de espaldas sobre una pared. Luego, con las manos entrelazadas, puede salir a atrapar a otros. Cuando toca a alguien, dice «¡atrapado!», y ambos van a la pared. Se ponen de espaldas, se dan la mano, y salen a atrapar a los demás. Así sucesivamente hasta que todos son atrapados. Cuando, por lo que sea, se sueltan de las manos, los demás van a pegarles (suavemente) en la espalda.

Conectemos: Hoy jugamos a perseguir y atrapar, pero en el tiempo de los apóstoles ellos eran perseguidos y no era muy bonito que digamos. Ellos sabían que lo importante era servir y agradar a Dios aunque los demás los persiguieran. Hoy vamos a ver en esta parte del libro de Hechos cómo eran perseguidos los apóstoles.

Conversación inicial: ¿Cómo crees que se siente ser perseguido?…

6. Introducción al libro de Santiago

Vamos a hacer una versión del juego «Simón dice», solo que diremos «Santiago dice». El juego consiste en que todos debemos hacer lo que dice Santiago. La dificultad está en que Santiago puede decir algo ¡y hacer otra cosa diferente! Por ejemplo, si Santiago dice «manos arriba» y Santiago baja las manos, tal vez muchos niños se confundan y hagan lo que él está haciendo, en lugar de lo que él dijo que había que hacer.

Conectemos: Las personas hacen lo que nos ven hacer más que lo que les decimos que hay que hacer. Por eso es tan importante enseñarles a los demás con nuestro ejemplo.

Conversación inicial: ¿Le creerían ustedes a una persona que dice una cosa y hace lo contrario?…

El juego es una herramienta genial para facilitar el aprendizaje. Te animo a que utilices la mayor cantidad de juegos posible, y así entre todos ayudemos a que el proceso de enseñanza y mentoreo en nuestras iglesias sea no solo efectivo, ¡sino también altamente divertido!

Extracto del libro Manual de Consejería Para el Trabajo Con Niños. Por Esteban Obando y Autores Varios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre