Mujeres Cristianas – Tengo un Hijo con Problemas 4

 

Continuemos.

Tu hijo va a representar lo que vos a veces no querés ver, lo que tal vez no quieras ver de tu propia vida. Nuestros hijos ponen en actos lo que a veces nosotros ni siquiera podemos poner en palabras.

Tal vez vos te sientas una basura y tu hijo va a poner en eso actos, la basura que vos te sentís. Lo va a actuar.

Tal vez vos digas «yo no veo nada, a mí nadie me dice nada, nadie me cuenta nada» y tu hijo lo ponga en actos. Porque está mostrando lo que vos ni siquiera podés poner en palabras.

Nuestros hijos quieren que lleguemos al fondo del problema para resolverlo. «No lo resolviste vos en tu generación, pero necesito resolverlo yo en la mía». Y yo te puedo asegurar que Dios lo va a ayudar a resolver eso y ninguna generación más va a tener que sufrir de ese problema.

Vos no podes mirar a tus hijos de lejos.Una mamá y un papá tienen la función de ver al rey escondido que hay dentro de sus hijos.

Hay un rey, hay una reina dentro de tus hijos. Todos tenemos un rey o una reina adentro que tiene que nacer. Vos no podés mirar a tus hijos bajo la luz de tus problemas ó de tus conflictos. Jacob era un tramposo, pero vino un ángel, lo tocó y le cambió el nombre: príncipe.

Esa es nuestra tarea como padres, tocar a nuestros hijos y transformar eso que ellos no ven para mostrarles el rey que tienen adentro. ¡Es algo tan importante!

 

3. Tenemos que Alzar a Nuestros Hijos.

Cuando el nene estaba llorando alejado de la madre, Dios le dijo: «Álzalo, levántalo, sácalo de ese lugar, tráelo hacia vos».

¿Qué es alzar a nuestros hijos? Es levantarlos, elevar su estima, ayudarlos cuando tienen complejos, plantar en su mente la idea de que no estamos sirviendo a un Dios que no puede, sino a un Dios que todo lo puede.

Cuando le implantás a un chico que no servimos a cualquier Dios; que mi Dios responde, que mi Dios me respalda, y que si me responde a mí (mamá o papá) también te responderá a vos, y te respaldará a vos. Hoy no importa que él no quiera saber nada con Dios; lo importante es que sepa que vos tenés autoridad sobre tu hijo; y que si Dios a vos te respalda, él también está cuidado, respaldado y protegido por tu mismo Dios.

Si tenemos hijos chicos podemos contarles que Dios nos ha dado tanto, y desde chiquitos ya mostrarles la fe en Dios, el acercarse a Dios. Tenemos un Dios que nos ha hecho importantes y que tenemos recursos dentro nuestro; y aunque son chiquititos, tienen cientos y cientos de recursos internamente para poder desarrollarlos a lo largo de toda su vida.

Si tu hijo es grande, le vas a decir: «el día que vos naciste, Dios me envió un mail que decía todo lo que a vos te había dado; porque le había escrito a otro, pero la casilla estaba abandonada, no lo pudo recibir; entonces todo lo del otro te lo mandó a vos y vos estás lleno de dones. Y ahora Dios quiere que los uses todos y que los disfrutes».

¿Por qué es esto? Porque nosotros tenemos que ver a nuestros hijos como reyes. Nosotros tenemos que mostrarles a nuestros hijos que son amados por Dios.

Por años el mensaje que le dábamos a nuestros hijos, que nos dieron nuestros padres a nosotros, era que Dios estaba enojado porque él se iba con malos amigos. Que cuando él prende un cigarrillo Dios se re-enoja; que cuando él se va a bailar y toma cerveza, Dios se agarra la cabeza a los gritos.

Y les mostramos a nuestros hijos un Dios castigador, un Dios que no sabe cómo resolver el problema de droga, de adicciones, de violencia. En lugar de mostrarles un Dios que les dio tanto y decirles: «hijo, yo sé lo que Dios puso dentro tuyo así que empieza a usarlo porque cuando empieces a soltar eso, todas tus adicciones, tus problemas y tus conflictos van a desaparecer en el nombre de Jesús».

(CONTINÚA…)

Por Alejandra Stamateas

Lee Tengo un Hijo Con Problemas 5

Lee Tengo un Hijo Con Problemas 6

Lee Tengo un Hijo Con Problemas 7

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre