relacion-padres-e-hijosFamilias – Relación Entre Padres e Hijos 2

 

Continuemos.

¿Qué Necesitan Nuestros Hijos?

1. Necesitan nuestro modelo y ejemplo.

2. Necesitan sentirse seguros de nuestro amor.

3. Necesitan ser aceptados y valorados.

4. Necesitan formación e instrucción (Col.3:21).

5. Necesitan que les ayudemos a encontrar su identidad. Y en primer lugar su identidad espiritual para que sea la base para construir una identidad humana sana.

6. Necesitan corrección y disciplina (Prov.13:24). ¡No castigo! veamos cuáles son las características de la disciplina:

a. Nunca debe ser una expresión de violencia y destrucción (Ef.6:4).

b. Es para enseñar buenos hábitos y corregir los defectuosos o malos.

c. Es para establecer límites.

d. Es una expresión de autoridad. No es una amenaza.

e. Debe ser una expresión de amor y nunca de ira o frustración.

f. Debe ser aplicada inmediatamente (Eclesiastés 8:11).

g. Debe ser aplicada con seriedad. No es un premio (Prov.22:15).

h. Se les deben explicar las razones de la disciplina.

i. Debe ser acordada por ambos padres para evitar las contradicciones que hacen perder autoridad.

 

De Hijos A Padres

Lo que pretendemos de nuestros hijos y lo que esperemos de ellos como respuestas de obediencia, confianza y valoración, dependerá casi totalmente de lo que nosotros les transmitimos como padres. Son raras las excepciones de hijos sujetos, respetuosos y amorosos frente a padres agresivos, indiferentes o borrados. La regla general es la de hijos rebeldes, mal educados y con síntomas disfuncionales

A los hijos se le pide, básicamente, tres cosas:

1. Sujeción y Obediencia.

Considera los siguientes pasajes bíblicos: Ef. 6:1, Col.3:20, Prov.17:21, 23:24.

Hay que aclarar que los hijos pueden desobedecer cuando lo que sus padres les imponen va directamente en contra de los principios de la Palabra de Dios, o directamente en contra de su propia integridad y salud física.

 

2. Honrar a los padres.

Medita en: Ef.6:2-3, Prov.10:1, 17:6, 19:26-27, 20:20.

Esto es respeto y valoración que el hijo lo irá expresando en la medida de su madurez.

 

3. Escuchar con la actitud de ser instruidos.

Por ejemplo: Prov.4:10-11, 20-22, 5:1-2, 6:20-23, 13:1, 22:17-19. 

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre