Familias Cristianas – Trastornos Relacionados con el Abuso Físico en Niños 3

 

Continuemos.

2. Abuso Sexual.

Recientemente se ha registrado un aumento significativo en los casos de abuso sexual a menores. Sin embargo, la incidencia de casos que no son informados es mucho mayor, ya que muchos niños sienten miedo de mencionar lo ocurrido.

 

A. ¿Qué es el Abuso Sexual en los Niños?

Es cualquier conducta de tipo sexual con un niño llevada a cabo por un adulto o por otro niño. El abuso puede ocurrir al tocar los genitales del niño; hacer que el niño toque los genitales de un adulto o de otro niño; o a través del contac­to buco-genital; frotando los genitales o por penetración.

A veces ocurren otros tipo de abusos a los que no se presta tanta atención, como por ejemplo mostrar los genitales de un adulto a un niño, mostrar revistas o películas pornográficas, o utilizar al niño para elaborar material pornográfico u obsceno.

El abuso sexual a los niños puede ocurrir dentro del seno familiar por parte de un padre, padrastro, hermano, o cualquier otro familiar. Puede ocurrir de afuera como por ejemplo, por un amigo, vecino, persona que cuide al niño, maestro o por una persona extraña.

La persona por lo gener­al, es una figura de autoridad a quien el niño conoce, ama o confía. Como quiera que esto ocurra el niño desarrollará una variedad de sentimientos y pensamientos nocivos que afectarán su autoestima.

Casi siempre el adulto convence al niño para que participe de este tipo de actos por medio de la persuasión, las recompensas o las amenazas. Es muy común que se repitan frases como estas:

  • «Si sigues diciendo esas mentiras verás lo que te hago».
  • «Este es nuestro secreto y nadie más debe enterarse».
  • «Viste que lindo es hacer feliz a papá».
  • «Si no te gusto, por qué no gritaste».
  • «Nadie te va a creer, así que mejor quédate calladita».

Como padres, esperamos que nuestros hijos nos cuenten acer­ca del abuso. Sin embargo, las víctimas de abuso son fácil­mente persuadidas por el abusador de que no deben decir nada a nadie. Por lo general, el primer intento del niño de comunicar esta situación a alguno de sus padres, es confuso e incompleto.

La gran mayoría no lo dice y guarda «el secreto» en lo profundo de su corazón sufriendo en silencio y soledad. A menudo lo hacen por miedo al enojo de la madre, por miedo a la venganza del padre o para evitar la ruptura del hogar.

Ningún niño está suficientemente equipado para enfrentarse y manejar estimulación sexual repetida. Hasta un pequeño de 2 o 3 años, que no puede saber qué actividad sexual es incor­recta, puede desarrollar graves y profundas alteraciones.

El niño puede aislarse y tornarse desconfiado de los adultos y convertirse en un riesgo suicida. Algunos niños de los que se ha abusado sexualmente tienen dificultad relacionándose con otras personas por temor de hacerlo sólo en términos sex­uales. Muchos de estos niños se convierten en abusadores de otros niños, en prostitutas, o desarrollan otros problemas serios cuando llegan a la edad adulta.

 

B. Conductas Frecuentemente observadas en niños abusados sexualmente incluyen:

  • Interés poco común, desinterés o rechazo de todo aquello de naturaleza sexual.
  • Problemas con el dormir, pesadillas.
  • Aislamiento de amigos y familiares; depresión.
  • Conducta seductora.
  • Manifestaciones verbales de que su cuerpo es sucio o ha sido dañado, o miedo de que pueda tener algo malo en área genital.
  • Rehusar asistir a la escuela; delincuencia.
  • Expresión de algunos aspectos de la actividad sexual ocurri­da en dibujos, juegos o fantasías.
  • Agresividad poco común.
  • Cambios radicales en su conducta.

Ya que el abusador sexual puede crear en el niño un miedo intenso a relatar lo sucedido, los padres deben de hacer esfuerzos por asegurarle al niño que puede sentirse en liber­tad de hablar. Si el niño dice que ha sido abusado, es importante que los padres den credibilidad a sus palabras y enfaticen que lo que ocurrió no es culpa de él. Si el niño se siente ignorado, lo más probable es que no se anime a volverlo a decir, y como consecuencia, puede permanecer durante meses o años como víctima de abuso.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Dejadlos Venir a Mí”

Por Daniel Bravo

Lee Trastornos Relacionados con el Abuso Físico en Niños 4

Lee Trastornos Relacionados con el Abuso Físico en Niños 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre