Continuemos.

Destrabe de energías o curación de malas ondas.

Uno de los conceptos fundamentales de los parapsicólogos es considerar que la enfermedad es un desbalance energético en la persona y que toda persona puede curarse a sí misma logrando un estado alterado de conciencia. Justamente, el término que más manejan los ocultistas en el día de hoy es: fuerza, energía, ondas, etc. La existencia de una energía universal o cósmica es uno de los conceptos fundamentales para los cuales el ser humano debe estar en armonía. Esta omnipre­sente energía es conocida por los chinos como Ki, en los indios como Plana, etc. Muchos hablan de energías positivas o negativas y debemos decir que la energía no tiene ética ya que esta pertenece al campo de lo humano.

El Aura.

El aura es definida por los ocultistas como la energía vital que irradia todo lo que existe en la naturaleza: minerales, animales, plantas e incluso seres humanos. También se lo ha llamado «halo». Un círculo de luz radiante que en el arte está hecho como una corona en la cabeza de los seres bendecidos o los santos que se conoce como aura o chacra también. También llamadas halos o aureolas luminosas, según los ocultistas serían expresiones del cuerpo astral y por lo tanto su color y su intensidad nos estarían mostrando el grado de salud o estado físico de la persona. Se pensó que podía fotografiarse con la fotografía de Kirian; sin embargo sabemos que este es un fenómeno artificialmente provocado y que las auras que se ven en dichas fotos sólo se producen en presencia de un campo eléctrico variable de alta frecuencia.

Esta aura no es visible para el ojo normal pero puede ser visto por clarividencia como halo de luz, una bruma multicolor que se esfuma en el espacio. Desde el punto de vista científico no existe ningún tipo de evidencia de esta aura pero los ocultistas nos dicen que por clarividencia esto «ha sido comprobado». Sostienen que sería la energía principal ya descrita en Egipto, India, Grecia y Roma.

Paracelso, en el s. XVI, fue el primero en disertar sobre el cuerpo astral y luego otros ocultistas continuaron desarrollándolo hasta que Frank Mesmer presentó la teoría del magnetismo animal como una fuerza electromagnética que podía trans­mitirse de una persona a otra y efectuar curaciones.

Como hemos dicho, en 1939 Semyon Kiriian, un electricista ruso, comenzó a trabajar desarrollando una técnica para poder captar al aura que se ilamó fotografía Kiriian.

Los clarividentes ven al aura como manando del cuerpo humano, dicen que la salud y las emociones muestran en varios colores, patrones de energía, manchas claras o nubladas y que la salud física está relacionada con la parte del aura que está más cerca del cuerpo, llamada cuerpo vital o etérico. Los clarividentes nos dicen que pueden diagnosticar las enfermedades de acuerdo al cuerpo vital o etérico que pueden observar.

Los ocultistas opinan que el cuerpo etérico se divide en: El etérico penetrado por los chacras que permiten la fuerza de vida universal. El astral o emocional, asiento de las emociones y vehículo de la conciencia. El cuerpo astral es un duplicado del cuerpo físico y tiene sus siete chacras principales distintas al del cuerpo etérico. Habría después un cuerpo mental, asiento del intelecto, un cuerpo causal más cercano al yo superior y en quinto lugar un cuerpo espiritual. Las interpretaciones de los colores del aura varían considerablemente; algunos interpretan de maneras contradictorias los colores que ellos pueden ver.

El «doble» es la aparición de una persona que está viva y sería una réplica exacta de la persona, con su ropa, la cual puede engañar a testigos con esta apariencia tan sólida. Los ocultistas relacionan con la muerte inminente de la persona al ver su doble. También la llaman como «cuerpo beta», «cuerpo sutil», «cuerpo fluido» o cuerpo «prefísico». En el folklore inglés se lo conoce como fantasmas. Los egipcios ya decían que el alma tenía un doble llamado KA; después de la muerte el KA vivía en la tumba con el cadáver mientras que el alma partía al más allá. Una parte especial de la tumba llamada «la casa de Ka» se reservaba para el doblé y se designaba un sacerdote para que la proveyera de comida, bebida y ofrendas.

El ectoplasma es una sustancia blanca y fluida que emana de los orificios corporales del medio y que es moldeada por los espíritus para asumir distintas formas físicas ya sea de fantasmas o de personas.

Extracto del libro Ocultismo y Sanidad Interior

Por Bernardo Stamateas

Lee Amuletos y Colgantes

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre