relacion-padres-e-hijosFamilias – Relación Entre Padres e Hijos 1

 

La falta de madurez como pareja determina inevitablemente relaciones problemáticas con los hijos. La mayoría de los padres cristianos son irresponsables en la formación de sus hijos. No les comunican valores espirituales, no los ayudan a madurar, ni en la resolución de sus problemas, no se comunican con ellos. Y además le exigen a la iglesia que se haga cargo de lo que ellos deberían hacer y no hacen. Lo ideal es que familia e iglesia trabajen juntas. Los hijos terminan repitiendo los mismos modelos de sus padres: rivalizan, se aíslan, no les interesa la fe sus padres, huyen de ellos y de Dios.

Veamos entonces, qué características necesitamos incorporar a nuestra paternidad: 

 

De Padres A Hijos

El Padre: Modelo, Ejemplo y Formador

Medita en: Ef. 6:4, Col. 3:21.

Exigir y no hacer, hablar y no cumplir, es perder autoridad frente a los hijos (Stg. 1:22, 2:12).

1. Enseña (Prov. 22:6). A los varones: cuál será su rol como hombres en el futuro. A las hijas: cuál es el tipo de hombre que necesitarán y los roles que ellas deberán desempeñar. A ambos: instruirlos sobre los valores, la vida espiritual, el respeto, la autoridad, las responsabilidades.

2. Amonesta. Significa “advertirles lo que es conveniente para que se corrijan o se abstengan de hacer una cosa ilícita”. Por ignorancia o por rebeldía el hijo va a quebrantar las órdenes paternas. ¿Qué se hace?.

Padre e hijo deben hablar acerca de las razones por las que él ha quebrantado las reglas. Si el hijo no ha entendido hay que volver al paso de la enseñanza, pero si el hijo deliberadamente fue desobediente y rebelde hay que ir al paso siguiente.

3. Disciplina (Prov. 19:18, 22:15, 29:15). La disciplina correcta es “formativa, sana y correctiva”. No es destructiva, ni es violenta.

4. Protege. Del ambiente que los rodea, de ideas extrañas, de influencias destructivas, de personas perversas.

5. Es Amigo. Pero no en el sentido de amigote, cómplice o “compañerito de colegio”. No por ser amigo el hijo dejará de reconocer su autoridad de padre. Un hijo debe ver que su papá es amigo y autoridad digna de ser respetada. Padre e hijo pueden hacer un montón de cosas juntos. Hay que comunicarse.

6. Aconseja. Mucha de la rebeldía, la indiferencia, la irresponsabilidad, y muchas otras crisis de la juventud y niñez se deben a la falta de consejo y orientación de los padres. Sin embargo, a veces, aún cuando los padres hacen las cosas bien, hay hijos desobedientes y rebeldes (Por ej: Sansón).

 

La Madre: Formadora y Protectora.

Tiene unidad de pensamiento con su esposo para la formación de sus hijos. No actúa independientemente de él. Hay acuerdos entre ambos. 

1. Es maestra para ellos.

2. Aprovecha las oportunidades diarias para inculcarle los valores cristianos. Ora por ellos y con ellos.

3. No entrega a sus hijos a cualquier persona, porque sabe que hay personas perversas que destruirían la vida de sus hijos.

4. No los manipula con lágrimas ni con indiferencias.

5. No usa a sus hijos como válvula de escape ante problemas o conflictos no resueltos con su esposo. Es guía para ellos pero su intimidad y necesidades la comparte con su esposo, no con los hijos. Si una niña ve que su madre está contenta con el hecho de ser mujer y que quiere ser femenina, tendrá mucha más confianza interior en su futuro rol femenino. Lo contrario también es cierto.

Por Edgardo Tosoni

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre