Estudios Bíblicos – Reconocimiento de tu Don Predominante 1

 

Todos recibimos dones de parte de Dios. Pero pocos reconocen sus dones predominantes.

David reconoció su don predominante. El era más que un cantautor. El era más que un niño pastor. El era un guerrero y lo sabía. Por eso él se dio cuenta de la oportunidad de oro para que su don floreciera cuando Goliat maldijo al Dios de Israel.

José conocía su don predominante. El era más que un intérprete de sueños. De hecho, las Escrituras sólo lo documentan en dos o tres ocasiones. Su don era la compasión poco común. Ese don hizo que él percibiera la preocupación en el semblante del copero y del panadero en la prisión. La desgracia de ambos fue la bisagra de oro donde el destino giró para el ascenso de José al trono.

Me encanta lo que mi querido amigo Sherman Owens enseña siempre: «Escucha las voces felices para tener ánimo, escucha las voces infelices para tener ideas».

El Apóstol Pablo conocía su don predominante. «Soy llamado a ser apóstol…» (Ro.1:1). El era más que un pensador. Era más que un orador. Su don era dar a conocer la revelación de Dios.

 

14 Verdades que Debes Saber sobre los Dones y los Talentos.

1. Jesús quería que nosotros reconociéramos que Dios nos da dones maravillosos. «Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?» (Mateo 7:11).

 

2. El Espíritu Santo es la fuente de los dones, los talentos y las habilidades que poseés. «Ahora bien, hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo» (1º Co.12:4).

 

3. El Espíritu Santo nos da diferentes dones que se relacionan con nuestra misión en la tierra. «Pero todas las cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere. Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo» (1º Co.12:1,12).

 

4. Te fueron otorgados los dones para que ayudes a que los varones de Dios lleven a cabo sus instrucciones y la visión que Él les ha revelado.

«Así, pues, Bezaleel y Aholiab, y todo hombre sabio de corazón a quien Jehová dio sabiduría e inteligencia para saber hacer toda la obra del servicio del santuario, harán todas las cosas que ha mandado Jehová. Y Moisés llamó a Bezaleel y Aholiab y a todo varón sabio de corazón, en cuyo corazón había puesto Jehová sabiduría, todo hombre a quien su corazón le movió a venir a la obra para trabajar en ella» (Exodo 36:1-2).

 

5. Tu don fue impartido para resolver los problemas de aquellos que se encuentran más cerca de tí.

«No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo» (Proverbios 3:27).

 

6. Si tu don predominante se convierte en una semilla en la vida de otros, Dios te garantiza una gran recompensa.

«Sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibrirá del Señor, sea siervo o sea libre» (Efesios 6:8).

 

7. Muy pocos llegan a reconocer el don predominante que poseen.

Esto explica por qué millones de personas pasan por la vida sin recibir recompensas, a pesar del don que tienen. Por no atender la diferencia que el don de Dios puede significar en nuestras vidas, podemos vivir una vida sin festejos ni celebraciones de ninguna especie. Nada es más frustrante.

 

8. La observación hacia tus fallas, a menudo te cegará de tu don predominante.

Nosotros nos estudiamos a nosotros mismos. Mientras nos paramos frente a un espejo cada mañana, percibimos las debilidades que más nos desaniman. Es un ejercicio costoso. Marilyn Hickey, amiga mía por mucho tiempo, me compartió una experiencia interesante. Acababa de regresar de China. Cuando terminó de disertar en su Iglesia en Denver, se inclinó y me contó una historia: China tiene los mejores jugadores de ping-pong en la tierra.

Ella les preguntó a los mentores y maestros de sus campeones, cómo manejaban las debilidades de sus protegidos. Ellos explicaron que las ignoran. Eligen en su lugar invertir todo su tiempo en enseñarles cómo desarrollar sus rasgos o dones predominantes al nivel más alto posible. Explicaron que si la fortaleza dominante de un jugador recibe total atención, compensará cualquier debilidad dondequiera que se encuentre.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “La Ley del Reconocimiento”

Por Mike Murdock

Lee Reconocimiento de tu Don Predominante 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre