Mujeres Cristianas – El Legalismo te Anula Como Mujer 2

 

Continuemos.

Es por eso que, probablemente, tengas sentimientos o cosas para decir y que las callás por vergüenza, como por ejemplo:

  • Querés contestarle a tu mamá que es injusta con vos, pero te enseña­ron que no podés hacerlo.
  • Querés contestarle a tu pareja que está todo el día lastimándote, pero no podés defenderte porque te enseñaron que debés sujetarte a tu marido.
  • Querés contestarle a tu jefe que te trató mal delante de todos sin nece­sidad, pero lo primero que hacés es llorar en vez de responderle y decir­le que vos estabas haciendo todo lo que él te había indicado. Te enseña­ron que no debés contestar, sino aguantar y callar.

Cuando alguien te maltrata, necesitás irte, ¿para qué te vas a quedar con alguien que está enojado con vos y te rebaja? Necesitás aprender a concentrarte en la gente que te ama y no en quienes te rebajan y anulan tu ser.

La revelación de Dios nos enseña que lo importante en la vida, no son los acontecimientos, sino los pensamientos que tenés con respecto a lo que está pasando. No confrontarlos es como una infección que, cuando no se trata, puede destruir toda una vida.

Si pensás que sos una pobre mujer, nunca vas a lograr nada. Lo que cada uno habla interiormente con uno mismo es lo que vivirá en la vida. Necesitás dejar de llorar y empezar a activar tu fe para tomar y capturar la bendición que estás esperando.

No podés acostumbrarte a vivir con el dolor, a vivir en la miseria, y a vivir enferma. Existe un lugar entre el miedo y el dolor, dónde podés pelear tu batalla y tomar tu milagro.

Necesitás activar los dones que Dios te dio, y lograr que todo aquello que se murió en tu vida resucite por la mano de tu Creador, por­que Él verá tu fe y no tus lágrimas. Y tu Pa­dre, al ver tu fe, activará todos los milagros que necesitás.

 

2. La Anulada.

Es la mujer reprimida, la mujer a la que le dijeron reiteradamente: «¡Sujetáte!», «¡Apoyá a tu marido!», «Fuiste creada para criar a tus hijos, para estar con tu esposo y para apoyar su sueño. Él es la cabeza».

El legalismo les enseñó que no puede haber pastoras porque Jesús eligió sólo a doce varones. Pero te enseñaron mal porque el Nuevo Testamento dice que hombres y mujeres funcionan según la unción y los dones espirituales son más que simplemente según el género.

De la misma manera, se les inculcó que el varón es el jefe del hogar, pero necesitamos saber que este concepto fue enseñado mal, porque ese pasaje nos enseña que Dios es la cabeza de Cristo, y Dios no es más que Cristo.

Una vez que el legalismo logra que aceptes sus ideas equivocadas como verdaderas, el diablo construye en tu interior una cárcel que funciona sobre la base de:

 

A. Fortalezas Mentales.

Lo primero que va a querer anular el legalismo es tu mente. De esta forma te va a impedir tomar lo bueno de Dios, ya que si vos no obligás a tu mente a pensar bendición, tarde o temprano tu mente y vos van a actuar de acuerdo a lo negativo que pienses. A través de pensamientos tales como: «¡Estoy sólita y nadie me quiere!», «¡Nadie me invita a su casa!», «Yo estoy sola para todo, ¿cómo voy a hacer?»

 

B. Moverte de Acuerdo a lo que Sentís.

El legalismo te enseña a moverte de acuerdo a tus emociones y a tus cir­cunstancias, abusando así de la tendencia que tienen las mujeres a sufrir con facilidad y a tener todas sus emociones a flor de piel: o se ríen de todo o lloran por todo.

Este sistema las llenó de miedos y les hizo pensar que sus vidas estaban fuera del alcance de Dios, y que se encontraban a la deriva.

 

C. Llenarte de Preocupaciones.

Toda preocupación te anula, te distrae y te impide avanzar.

Tu vida es para que sea vivida con un propósito y disfrutes de todo lo que el Señor puso delante tuyo. Tu mente tiene que ser transformada para recibir la mente de tu Creador, de Cristo. Fuiste creada a imagen y semejanza de Él, todo lo que Dios es, vos lo sos también.

Cuando recibiste a Jesús en tu corazón, recibiste también su mente y, junto con ella, la posibilidad de elegir cómo te vas a mover en la vida: de la forma que lo hiciste siempre, o si vas a usar Su mente y Sus palabras y razonar como lo hizo Jesús.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “El Legalismo”

Por Bernardo Stamateas

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 3

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 4

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 5

Lee El Legalismo te Anula Como Mujer 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre