Doctrina Bíblica – Cristo Murió Para Mostrar La Riqueza del Amor y la Gracia de Dios Por los Pecadores

 

Pasaje clave: Romanos 5:7-8, Juan 3:16, Efesios 1:7.

La medida del amor de Dios por nosotros se muestra en dos cosas.

Una es el grado de su sacrificio en salvarnos de la penalidad de nuestro pecado. La otra es el grado de falta de mérito que teníamos cuando él nos salvó.

Podemos oír la medida de su sacrificio en las palabras: «Dio a su Hijo único» (Juan 3:16). También oímos esto en la palabra Cristo. Este es un nombre basado en el título griego Christos, o «El Ungido», o «Mesías». Es un término de gran dignidad. El Mesías iba a ser el Rey de Israel. Él conquistaría a los romanos y traería paz y seguridad a Israel. Así que la persona a quien Dios envió para salvar a los pecadores fue su propio divino Hijo, su Hijo único, el Ungido Rey de Israel y en efecto el rey del mundo (Isaías 9:6-7).

Cuando agregamos estas consideraciones la horrible muerte por crucifixión que Cristo soportó, se hace claro que el sacrificio del Padre y del Hijo fue indescriptiblemente grande, aun infinito, cuando se considera la distancia entre lo divino y lo humano. Pero Dios escogió hacer este sacrificio para salvarnos.

La medida de su amor por nosotros aumenta aún más cuando consideramos nuestra falta de méritos. «Tal vez haya quien se atreva a morir por una persona buena. Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros» (Romanos 5:7-8). Merecemos el castigo divino, no el sacrificio divino.

He oído decir: «Dios no murió por las ranas. Así que estaba respondiendo a nuestro valor como humanos». Esto altera el significado de la gracia. Nosotros somos peores que las ranas. Las ranas no han pecado. No se han rebelado ni han tratado a Dios con desprecio ni han sido inconsecuentes en sus vidas. Dios no tuvo que morir por las ranas. No son lo suficiente malas. Nosotros sí lo somos. Nuestra deuda es tan grande que solo un sacrificio divino podría pagarla.

Hay solo una explicación para el sacrificio de Dios por nosotros. No somos nosotros. Son «las riquezas de su gracia» (Efesios 1:7). Es todo gratis. No responde a nuestro mérito. Es el desborde de su infinito mérito. De hecho, esto es lo que el divino amor es al fin y al cabo: una pasión por cautivar a pecadores que no lo merecían a gran costo, con algo que los hará supremamente felices para siempre: su infinita belleza.

Extracto del libro  “La Pasión de Jesucristo”

Por John Piper

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre