Escuela Dominical – AYUDAS PARA ENTRAR EN EL MUNDO DEL NIÑO 4

Escuela Dominical – AYUDAS PARA ENTRAR EN EL MUNDO DEL NIÑO 4

0

Maestros de Niños – Ayudas Para Entrar en el Mundo del Niño 4

 

Continuemos.

Frases sobre la Autoestima:

  • “Me gustaría ser más…”.
  • “Las chicas (los muchachos) piensan que yo…”.
  • “Es imposible para mí hacer…”.
  • “Si pudiera cambiar algo de mi cuerpo, sería…”.
  • “Lo que más me gusta de mí es…”.
  • “Soy diferente de los demás porque…”.
  • “La cosa que hago mejor es…”.
  • “Me gusta el colegio porque…”.
  • “No me gusta el colegio porque…”.

 

Frases sobre la Familia:

  • “Los hermanos deben…”.
  • “Mi familia nunca…”.
  • “Mi papá (mamá) siempre…”.
  • “Lo que me gusta hacer con mi familia es…”.
  • “No me gusta cuando mi hermano…”.

 

Frases Relacionadas con la Formación Espiritual:

  • “Siempre me pregunto por qué Dios…”.
  • “A mí me preocupa…”.
  • “Yo quiero saber…”.
  • “Yo no entiendo por qué…”.
  • “Yo quisiera que Dios…”.
  • “Después de la muerte, la persona…”.

Es evidente que el maestro puede adaptar este método con facilidad a cualquier circuns­tancia que enfrente el niño. Si escucha con atención las sutilezas que emerjan de las res­puestas, tendrá material en abundancia para facilitar el diálogo con el niño acerca de sus problemas.

 

E. Tarjetas de Oración.

El maestro puede preparar pequeñas tarjetas dobladas donde figuren escritos los nom­bres de sus alumnos. Si se desea, las tarjetas pueden ir adentro de un sobre. Las puede repartir a cada alumno un domingo y pedir que escriban en la tarjeta durante la semana alguna área de problemas en su vida, en donde necesitan que el maestro ore espe­cialmente por él. Se entregarán las tarjetas al maestro el domingo siguiente.

El maestro debe aclarar que los pedi­dos de oración serán confidenciales entre el alumno y él. El maestro debe ser consecuente con esta actividad y pre­guntarle al niño si está viendo cambios en su situación.

 

F. La Rueda de Emociones.

Esta actividad es sencilla, pero muy efectiva como método para entender las vivencias y las emociones de los niños. Se puede utilizar con toda la clase o individualmente.

Nota: La Rueda de las Emociones está formada por 4 Ruedas de diferentes tamaños superpuestas una sobre otra, de modo que ves simultáneamente las 4 ruedas. Un gancho “mariposa” atraviesa el centro de las 4 ruedas y las sujeta, permitiendo que giren.

La 1º rueda (más grande y exterior) está dividida en 12 secciones. En cada una de ellas está escrita (o ilustrada) una situación o problema que el niño está atravesando.

En la 2º rueda (también dividida en 12 secciones) se pegan 12 caras que expresan diferentes estados emocionales (cara feliz, cara triste, cara de miedo, cara de preocupación, cara de dolor, etc.) y expresan la reacción emocional del niño frente a esos problemas o situaciones.

La 3º rueda (dividida en 8 secciones) tiene los nombres genéricos de personas involucradas directamente en esos problemas o situaciones que le afectan al niño. Por ejemplo: Papá, mamá, tío/a, hermano/a, abuelo/a, amigo, vecino, maestro/a.

La 4º rueda (dividida en 8 secciones) contiene los recursos que nos ofrece el Señor para enfrentar esas situaciones o problemas. Por ejemplo: gratitud, perdón, oración, etc. O bien, diferentes versículos bíblicos que hablen de lo que Dios puede hacer por nosotros en esos problemas.

Por ejemplo, para un niño que ha vivido la separación de sus padres, el redondel grande puede incluir frases como las siguientes:

  • Mi papá no viene más a casa.
  • Mi mamá (o papá) habla mal del otro.
  • Mi mamá tiene un novio.
  • No me gusta tener que cuidar de mis hermanitos.
  • Mi papá se va a casar otra vez.
  • Mi mamá (papá) está muy triste.

Una de las secciones debe decir la palabra “otro” para que los niños puedan agregar situaciones que no estén incluidas por las palabras escritas.

Procedimiento: El maestro explica las 4 partes de la rueda al niño. Es muy importan­te hablar sobre las palabras que expresan lo que Jesús puede hacer para nosotros, porque son conceptos abstractos que los niños necesitan comprender.

Cada niño toma su turno seleccionando una circunstancia que vivió alguna vez, cuenta lo que ocurrió, luego selecciona una emoción de la rueda mediana y la hace coincidir con la circunstancia que eligió. Explica cómo se sentía y por qué. Luego busca la palabra de la rueda chica que representa lo que necesitaba en ese momento de Jesús. Para otro turno, la consigna puede ser seleccionar una circunstancia que está ocurriendo en su vida actualmen­te y proceder de la misma manera.

El maestro puede dar un ejemplo personal para iniciar la actividad. Al final de la activi­dad, el maestro puede orar por el niño pidiendo que pueda sentir la ayuda del Señor que necesita para su situación.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Más Que Maestros”

Por Betty S. de Constance

Lee Ayudas Para Entrar en el Mundo del Niño 5

Lee Ayudas Para Entrar en el Mundo del Niño 6

Lee Ayudas Para Entrar en el Mundo del Niño 7

NO HAY COMENTARIOS

Deja un Comentário