nuevo-8Maestro de Niños – Serie: El Valor del Cuerpo 1

 

MAESTRO: El propósito de esta serie, y de cada uno de los temas, no es escribirte palabra por la palabra lo que tienes que decirles a tus alumnos, sino ofrecerte una estructura que te oriente y te permita enriquecer cada tema todo lo que quieras. Y por enriquecer me refiero a que utilices todos los medios audiovisuales que refuercen la enseñanza que estás transmitiendo. Dale rienda suelta a tu creatividad.

 

Tema 01. CUIDAR NUESTRAS BOCAS

Pasaje clave: Efesios 4:29.

1. Objetivos.

         A. Que el niño entienda el poder de las palabras.

         B. Que el niño reconozca que hay palabras que lastiman y enferman.

         C. Que el niño identifique sus propias “palabras de muerte” y renuncie a ellas.

 

2. Las Palabras son Poderosas.

¿Cuántos de ustedes conocen la historia de Moisés?

¿Y cuántos de ustedes han visto la película “El Príncipe de Egipto”?

Bien, para quienes no lo conocen, Moisés fue enviado por Dios para liberar a un gran pueblo de la esclavitud. Durante 40 años, Moisés los guió a través del desierto hasta un lugar llamado la Tierra Prometida, pero antes de entrar a ella, Moisés los reunió y les dijo: “en sus bocas está el poder de la vida y de la muerte, de la bendición y de la maldición”. Todos se quedaron en silencio, y un nene le preguntó a su mamá: “Mami, ¿en mi boca hay vida y hay muerte? ¿Qué quiere decir eso?”.

Su mamá, entonces le explicó. Todo lo que hablamos produce vida o produce muerte, hace bien o hace mal. Este es el poder de nuestras bocas. Si te digo que eres hermoso e inteligente, te pondrás contento y te sentirás bien. Mis palabras te dieron vida, te hicieron sentir muy bien. Pero si te digo que eres feo, que todo lo haces mal y que no sirves para nada, te enojarás, te entristecerás y te sentirás muy mal. Mis palabras te dieron muerte, te lastimaron. Este es el gran poder que tiene nuestra boca: podemos decir buenas palabras que hacen bien o malas palabras que hacen mal. 

 

3. Las Palabras que Lastiman y Enferman.

(Nota: Maestro, en este punto pregúntale a tus alumnos qué tipo de palabras son las que lastiman y enferman. Escúchalos atentamente y explícales por qué esas palabras producen muerte. Por ejemplo: los insultos, las malas palabras, las burlas, las discriminaciones, las mentiras, las quejas, los desprecios, etc., son palabras que lastiman y matan).

(Nota: Ayúdales a identificar cuáles son las palabras “de muerte” que ellos habitualmente hablan y a quiénes se las dicen con más frecuencia. Puedes hacérselas escribir en tarjetas anotando las palabras y a quiénes se las dirigen. Luego, uno a uno, guíalos en una oración a confesárselas al Señor y renunciar a esas palabras).

“Señor Jesús, reconozco que de mi boca salen palabras que lastiman a otras personas. Te pido perdón por decir estas palabras y renuncio a ellas. Renuncio a…. (menciona específicamente esas expresiones, quejas, desprecios, etc.). Gracias porque me amas y me perdonas. Gracias porque eres muy bueno conmigo”.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre