Devocionales Cristianos – Creados Para Vivir Para Siempre

 

Pasaje clave: Eclesiastés 3:11.

 

Esta vida no lo es todo. Es la preparación para la eternidad.

En la tierra, como máximo, viviremos 100 años, pero en la eternidad viviremos para siempre.

Aunque sabemos que todos hemos de morir, la muerte siempre nos parece injusta, porque interiormente anhelamos la inmortalidad, el vivir para siempre. ¿Por qué?. “Porque Dios puso eternidad en el corazón del hombre”.

Sin embargo, aunque la vida terrenal nos brinda muchas opciones y elecciones, la eternidad sólo nos brinda dos opciones: el cielo o el infierno. El tipo de relación con Dios que tengás en la tierra (aceptarlo o rechazarlo, escucharlo o ignorarlo) determinará el tipo de relación que tendrás con Él en la eternidad (vivir para siempre, o morir para siempre).

Si le entregás tu vida a Jesucristo, estarás por toda la eternidad con Él. Pero si rechazás el amor de Jesucristo y su salvación, pasarás la eternidad muy lejos de Él.

Cuando entendemos que la vida es más que vivir el aquí y ahora, que es una preparación para la eternidad, entonces comenzamos a vivir de una manera diferente. Nuestros valores cambian.

Le empezamos a dar más valor a la relación con las personas y al carácter, que al dinero, la fama o el reconocimiento (Fil.3:7). ¡La vida es mucho más que vivir el momento!

La muerte no es el fin, es más bien la transición a la eternidad. Por esta razón es que hay consecuencias eternas por todo lo que hacemos en la tierra.

¿Cómo será la eternidad con Dios? No tenemos la capacidad mental como para explicarlo ni imaginarlo. Sería como tratar de explicarle internet a una hormiga ¡es imposible! (1º Co.2:9).

Sin embargo, Dios nos ha dado algunos destellos de la eternidad en su Palabra:

  • Volveremos a encontrarnos con seres queridos que creyeron en Jesús.
  • Seremos libres de todo dolor y sufrimiento.
  • Seremos recompensados por la fidelidad y obediencia a Su Voluntad que tuvimos en la tierra.
  • Seremos reasignados a nuevos y excitantes trabajos.
  • No estaremos limitados por el tiempo ni el espacio, ni la materia.
  • No tendremos necesidad de comer ni de dormir.
  • Tendremos cuerpos perfectos y eternos.
  • Disfrutaremos de una relación ininterrumpida con Dios y Él disfrutará de nosotros.
  • Viviremos como reyes.

De la misma manera que estuviste nueve meses en el vientre de tu madre, y fueron nueve meses de preparación para nacer a una nueva vida; así es nuestra vida actual en la tierra: una preparación para la eternidad.

Si tenés una relación personal con Jesús (no una religión, sino una relación) no tenés que tenerle miedo a la muerte, porque la muerte será la puerta hacia la eternidad, ¡y no la cruzaremos solos!: Salmo 48:14.

La muerte será la última hora de tu vida en la tierra, pero no será el fin de tu ser. Nacerás a una nueva vida, perfecta, sublime, gloriosa, llena de nuevas posibilidades que hoy no podemos ni siquiera imaginarlas. (1º Tes.4:16-18).

¡Sí, vale la pena vivir aquí del lado de Jesús, preparándonos para la eternidad!

¿Y tú, de qué lado estás?

Extracto del libro «Una Vida Con Propósito»

Por Rick Warren

4 Comentarios

  1. Q buenos estudios. estaba buscando como evangelizar, y el espirito santo me llevo a esta pagina, Dios te bendiga hno ,Edgardo tosoni Dios te siga usando.

  2. es, verdad la eternidad es algo que no odemos explicar por nuestralimitacion mental, pero el Dios de toda gracia a preparado, esta nacion para los que le aman
    hermanos no nosacostubremos a las cosas de este mundo por que esta vida es un arentesis de la eternidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre