hay-poder-en-su-lenguaEstudios Bíblicos – Hay Poder en Su Lengua 2

 

Continuemos.

Jesús dijo cualquiera que dijere a este monte. Déjeme animarle, si usted quiere cambiar una situación en su vida, dígale a su monte, lo que Dios dice. Dígale a su problema lo que Dios dice. Y si usted desea cambiar su familia o cambiar sus finanzas o cambiar su salud, o lo que sea que esté enfrentándose, cambie lo que dice.

Si, llegará el día cuando usted estará con el Señor. Pero, hasta que llegue ese día, Ud. debería confesar su palabra. Usted debería decir lo que Dios dice. La Biblia dice que hay poder en su lengua. Poder en su lengua. Poder en su lengua. Es por eso que Dios habló a Josué…por medio de Moisés: «Nunca se apartará de tu boca éste libro de la ley».

Usted dirá, bueno yo no sé qué decirle a mi monte. Bueno no sea perezoso tome su Biblia y vea lo que Dios dice, ¡busque!…, ¡mire!…

A veces vamos al médico, y yo estoy a favor de los médicos. Hay muchos aquí. Cuando Ud. va a la oficina del médico para una cita, se sienta a esperar dos horas, porque usted quiere ponerse bien. ¿Qué tal si se pasa dos horas en la palabra? Amén.

EL espíritu de la fe es la confesión de su boca, que dará vida a su fe. No deje que el diablo le quite la confesión de su boca. Retenga su confesión de fe. Retenga lo que Ud. está diciendo. Aunque todo se oscurezca más, continúe, continúe, continúe… Dios hará milagros.

Éste edificio es un milagro. Yo soy un milagro. Mis hijos son un milagro. Usted es un milagro.

Hagamos trabajar a nuestra boca.

Digamos lo que Dios dice de la situación, y Dios confirmará su palabra.

¿Sabe que ésa es la forma en que yo fui salvo? Volvía de una discoteca, perdido y sin Dios, al sur de Forth Worth caminando solo. Un joven, mi amigo que está aquí, Sam Martin, lo llamé, y me dijo John, Dios te está tocando. Le conté lo que pensaba de la eternidad y el tiempo y dónde iría después de la muerte. Me dijo, Dios te está tocando. Así que fuimos a la iglesia. Yo pensaba ir a la iglesia y recibir a Jesús, pero me faltaba valor. EL puso su brazo sobre mí y me dijo, John, si tú vas te acompaño. Fuimos, y él tomó mi mano y me preguntó, ¿Aceptas a Jesús? Y respondí, no trabajo en un buen lugar y vivo una vida equivocada. El, dijo, no te pregunté eso. ¿Aceptas a Jesús como tu Señor?, Y yo respondí sí. Me dijo, da vuelta y díselo a la gente. Todavía me acuerdo cuando me di vuelta y dije a la gente: Hoy he hecho a Jesús el Señor de mi vida. Cuando yo dije eso con mi boca…, pasé de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida. Nací de nuevo.

El poder está en la confesión.

La Biblia dice que «si confesares con tu boca que Jesucristo es el Señor«, y Él es el Señor, «y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo» (Ro.10:10). Y eso es lo que me pasó. Yo dije, Jesús es mi Señor. Cuando dije eso, recibí el milagro más grandioso, me convertí en una nueva criatura en Cristo Jesús. Recibí vida eterna y ahora voy camino al cielo. ¡Gracias a Dios!

Usted puede tener hoy, ése gran milagro. Yo quiero que Ud. ponga una mano en su corazón. Quiero que usted crea a Dios por el milagro más grande que pueda jamás recibir, y es el de ser salvo, de nacer de nuevo, de convertirse en una nueva criatura.

Diga éstas palabras: “Jesús, confieso que soy un pecador. Dios, tu sabes que soy pecador. Yo sé que soy un pecador. Pero doy la espalda…a mis caminos pecaminosos. Y hoy entrego mi vida a ti Jesucristo. Jesús, ven a mi corazón y sé mi señor y mi salvado. Hoy lo digo con mi boca, ¡Jesús es mi Señor!”

Si usted ha dicho eso, Dios dice que Ud. ya puede decirle a la gente: “Yo soy salvo”.

Póngase de acuerdo con Dios. Lo sienta o no, sólo diga lo que Dios dice. Dios dice que si Jesús es su Señor, ¡usted es salvo! Diga lo que Dios dice: ¡Yo soy salvo! Y ahora le digo que, ¡¡¡si no nos vemos aquí, nos veremos en el cielo…!!!

Por John Osteen

4 Comentarios

    • Hola José. ¡¡Bienvenido!! Yo elimine tu enlace. Enfocate en lo que bendice y edifica y no en lo que divide y confunde!! Un abrazo.

  1. Hola Leyda. ¡¡Bienvenida!! Me gozo por vos y por lo grande que es nuestro Señor. Te dejo este otro regalo para que confieses y declares con tu boca: «Con sus plumas te cubrirá y debajo de sus alas estarás segura… Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán para que tu pie no tropiece en piedra» (Salmo 91). Bendiciones!!!!!

  2. Llegue a leer esta predicacion, porq Dios me trajo aqui no fue casualidad, estaba buscando en la web que alguien que creyera en DIOS Tuviera el mismo miedo que yo a volar en avion y me diera aliento y me dijera como vencer ese miedo usando la palabra de Dios y encontre lo que buscaba, pondre en practica TODA LO PUEDO EN CRISTO QUE ME FORTALECE, HAY PODER EN LA PALABRA DE DIOS, LO QUE CONFESARES CON TU BOCA SERA HECHO!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre