Devocionales Cristianos – Una Correcta Visión

 

Pasaje clave: Mateo 6:22-23.

 

1. Introducción.

Jesús nos desafía a ser diferentes del mundo que nos rodea. Y nos hace este desafío colocando ante nosotros alternativas entre las cuales elegir: Dos tesoros, uno terrenal, otro celestial. Dos visiones, una en luz, otra en oscuridad. Dos señores, uno Dios, el otro las riquezas. Dos actitudes, las preocupaciones diarias o la confianza diaria en Dios.

Hoy vamos a considerar la segunda de éstas alternativas. Pero la vamos a ver desde un aspecto individual y personal.

 

2. Estar en Luz Para Mirar Correctamente.

A. ¿Qué es Tener una Correcta Visión?

Es interpretar adecuadamente las cosas. Evaluarlas bien, juzgarlas bien. Por ejemplo: Si tengo una buena visión y hago algo incorrecto, no voy a buscar culpables, ni voy a inventar excusas, por el contrario, voy a asumir mi propia responsabilidad porque estoy interpretando correctamente las cosas. Mi visión es correcta. Estoy en luz.

Si mi visión no es correcta voy a interpretar mal las cosas, voy a tomar de mala manera lo que me digan, voy a reaccionar mal e inmediatamente voy a evadir mis propias responsabilidades buscando excusas para justificarme a mí mismo. Entonces estoy en tinieblas.

 

B. ¿Cómo Logro Tener una Correcta Visión (un ojo bueno)?

Estando en la luz de Dios.

1º Juan 1:7. Si andamos en la luz de Dios ¿qué sucede?:

  • Tenemos comunión con los hermanos
  • La sangre de Cristo limpia nuestros pecados.

Pero tenemos comunión y somos perdonados ¡solamente cuando estamos en la luz de Dios!

¿Por qué? Porque cuando estoy en comunión con Dios y en comunión con los hermanos, la luz de la Palabra de Dios, la luz de su Espíritu, la luz del consejo de los hermanos, me ilumina, aclara mi mente y mis pensamientos. Entonces me veo a mí mismo. Veo mis propios pecados, veo mis propias faltas, veo mis propios errores y asumo mis responsabilidades.

En la luz de Dios estoy viéndome a mí mismo correctamente, entonces puedo confesarle a Dios mis pecados y mis irresponsabilidades ¡porque los estoy viendo en mí!, y la sangre de Jesús me limpia.

Pero cuando no acepto estar bajo la luz de Dios, cuando me alejo de la comunión con el Señor y de la comunión con los hermanos, entro en tinieblas. No pienso correctamente, no interpreto correctamente, no juzgo correctamente. Estoy en tinieblas porque mi ojo no es bueno. No me siento tan responsable, no me considero tan culpable. Todo lo que hago y digo está perfectamente bien justificado. Otros son los culpables, otros son los responsables.

Estando en tinieblas no asumo mis propios pecados porque no los veo y pienso que está todo bien. Cuando estoy en tinieblas huyo de la comunión con los hermanos, huyo del consejo, huyo de la Palabra de Dios porque me siento incómodo con todo esto. Pienso, equivocadamente, que todos son unos hipócritas, que no hay amor, y comienzo a hablar mal de otros.

 

C. En la luz de Dios, además de recibir luz para verme a mí mismo, también soy lleno de luz para poder alumbrar la vida de quienes están en tinieblas y que buscan sinceramente cambiar, ser perdonados y ser restaurados. Entonces puedo darles lo que yo mismo recibí. Pero solamente a los que quieren un cambio real en sus vidas. No perdamos tiempo con los que desean continuar en sus tinieblas.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre