Liderazgo – LA LEY DE LA CONEXION

0

Los líderes tocan el corazón antes de pedir una mano

EJEMPLO: ROBOAM

TEXTO: 1 REYES 12:1-16

Cuando Salomón murió, Roboam era el siguiente en línea para sucederlo, y podría haber reinado exitosamente sobre todo Israel, si hubiera practicado la ley de la conexión. Sin embargo, cuando Jeroboam y todo el pueblo de Israel vinieron a rogarle que aligerara su trabajo, no quiso tener nada que ver con ellos. Roboam estaba hambriento de poder, y creía que tenía que demostrar su fuerza política e impresionar a todos como nuevo rey. Su padre había hecho difícil el yugo del pueblo, hasta el punto de causar una revuelta. El pueblo aun negoció con Roboam y prometió que si él cedía un poco, ellos le servirían para siempre. Hasta sus consejeros acordaron que esto sería lo más prudente. Pero él desatendió su consejo y perdió casi a todos. Diez de las doce tribus se rebelaron y siguieron a Jeroboam, y el reino fue dividido. Roboam es un ejemplo vívido de cuán imposible es buscar el amor y el poder simultáneamente. Él fracasó por no practicar la ley de la conexión.

OBSERVACIONES SOBRE ESTA LEY …

¿POR QUE ROBOAM FRACASO AL NO PRACTICAR ESTA LEY?

  1. Porque los líderes no pueden mover a las personas a la acción hasta que primero las mueva con la emoción . Roboam tenía un corazón frío y áspero. Aun cuando los ancianos del rey Salomón le aconsejaron aliviar la carga de trabajo, no los escuchó. Deseaba encontrar consejeros que le dijeran lo que quería escuchar. Nunca pareció comprender las necesidades del pueblo ni mostrar cualquier preocupación por su bienestar
  2.  Porque los líderes deben primero dar antes de exigir a otros que den. Roboam fue aconsejado de esta manera por los ancianos del palacio: “Si tú fueres hoy siervo de este pueblo y lo sirvieres, y respondiéndoles buenas palabras les hablares, ellos te servirán para siempre”. Él, egoístamente rehusó escuchar este consejo sabio y divino.
  3. Porque los líderes deben conectarse con una sola persona a la vez aun en un auditorio grande.

Roboam solo habló al pueblo en grandes auditorios y aun entonces fue con palabras duras. Él demandó su alianza. Los amenazó con disciplina. Sus discursos fueron para “multitudes”, no para individuos. Él nunca se conectó con ninguno de ellos personalmente.

  1. Porque los líderes deben tocar el corazón antes que la cabeza, la relación precede a los resultados.

Aún cuando Jeroboam y toda la asamblea rogó al rey que escuchara su pedido, él los despidió. Les dijo que regresaran en tres días. Nunca permitió que le vieran luchando con la decisión. Nunca fue cálido, humano, o sensible con ellos. Fue una piedra fría.

  1. Porque los líderes deben iniciar la conexión con los demás, y no esperar que estos lo hagan.

Todo este enfrentamiento con Israel ocurrió porque Jeroboam y el pueblo subieron de Egipto y lo requirieron. Roboam no inició ninguna comunicación con ellos. Él se sentó y esperó que vinieran a él. Reaccionó en lugar de accionar iniciando el diálogo. Y nunca se conectó con nadie.

ROBOAM TUVO SIETE GRANDES PROBLEMAS …

  1. En vez de hablar, él debió haber escuchado.
  2. En vez de mostrar codicia, debió haber mostrado generosidad.
  3. En vez de proteger su imagen, él debió haber protegido su integridad.
  4. En vez de mostrar control, debió haber mostrado compasión.
  5. En vez de desarrollar un corazón egoísta, debió haber desarrollado un corazón de siervo.
  6. En vez de ver a través de sus propios ojos, debió haber mirado a través de los ojos de otros.
  7. En lugar de enamorarse del poder, él debió haberse enamorado del pueblo.

LA LEY EN LAS ESCRITURAS …

“Aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene, mas bien te ruego por amor.” (Filemón 8-9)

VIVIENDO LA LEY…

Todos los grandes comunicadores tienen una cosa en común… ellos conectan con la gente.

Conectarse con la gente es la responsabilidad del líder.

CÓMO CONECTARSE CON LA GENTE:

Conéctate contigo mismo

Comparte con sinceridad y abiertamente.

Vive tu mensaje.

Conoce tu público.

Comunícate a el nivel de ellos.

Entrégate totalmente a la gente y al mensaje.

Cree totalmente en la gente y en el mensaje.

Comparte cómo es que el mensaje te ha tocado a ti.

Ofrece dirección y esperanza.

 AUTO EVALUACIÓN:

¿Qué gente en mi pasado ha practicado la ley de la conexión conmigo? ¿De qué manera me impacto esto?

¿Cuándo he fallado de practicar esta ley? ¿Hay patrones que veo, que me impiden el caminar lentamente a través de las gentes y tocarlas?

¿Cómo es que pretendo alcanzar los resultados que quiero?

¿Realmente amo a la gente que Dios me ha dado?

Extracto del Libro “Liderazgo”.

Por Marcos Witt.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre