construyendo-mi-sueñoDevocional Diario – Construyendo Mi Sueño 2

 

Pasaje clave: 2º Reyes 6:2.

 

Continuemos.

5o Principio: Debo Rodearme de Gente de Fe

Los hijos de los profetas no llamaron a la gente indiferente e indecisa para construir. Esto nos enseña que tenemos que juntarnos con gente que también quiere construir su sueño, que quiere avanzar, que quiere prosperar. Además, debe­mos entender que «la ley de la asociación» es un principio divino.

 

6o Principio: El Mejoramiento Continuo

El Espíritu Santo te fue dado para que mejores. Los dones te fueron dados para que mejores. Tenés que poseer el sentido de mejora.

Para ello, debés reflexionar sobre lo siguiente: ¿Cómo puedo ser mejor perso­na?, ¿cómo puedo superarme?, ¿qué tengo que leer?, ¿qué tengo que invertir en mí para crecer? Si hacés esto, Dios te va a honrar.

En otras palabras, cuando somos el mejor en el lugar en donde estamos, esta­mos calificados para pasar a nuestro próximo nivel, a nuestra próxima promoción, hasta que lleguemos a las puertas de Faraón para que nos pida que seamos su mano derecha.

Siempre que queramos ir por nuestros sueños, el Espíritu Santo nos dará su aprobación. Es decir, cada vez que le hables de tus sueños a Dios, Dios te respalda­rá. Así, debemos recordar que el Espíritu Santo estará caminando con nosotros en nuestros planes. Va a caminar paso a paso con nosotros, teniendo todo bajo control.

Luego de decidirse a construir, los hijos de los profetas fueron al Jordán – el cual es otro símbolo de la presencia de Dios – y tomaron vigas. Esto significa que ¡el Espíritu Santo nos prestará todos los recursos para alcanzar los sueños! ¡Todos los recursos que necesitás para ver tu sueño te los da el Espíritu Santo!

Cuando uno de los hijos de Eliseo va a cortar un árbol, se le cae el hacha. Corre a Eliseo – quien es símbolo del Espíritu Santo – y le dice: «Perdí el hacha y no era mía, era prestada». Esto significa que todos los dones y todos los recursos que Dios nos ha dado no son nuestros, fueron prestados para la edificación del Reino del Señor. Todo lo que vos tenés, te ha sido prestado: tu salud, tus finanzas, tus hijos, tu esposa/o, tus nietos.

Por otra parte, siempre que construís tu sueño perdés cosas, hay imprevistos. Al escuchar la queja de su hijo, Eliseo le pregunta: «¿Dónde fue?», luego Eliseo tiró un palo y el hacha flotó. Esto nos deja una enseñanza: Dios te devolverá todo lo que perdiste en medio del camino de las maneras más insólitas, porque todo es de parte de Dios para vos.

Todo lo que pierda en medio de mi camino, me será devuelto por El de manera milagrosa. Lo tomaré y terminaré mi sueño. Disfrutaré mi lugar de abundancia.

Estoy determinado a visualizar mis sueños, a afirmar mi autoestima, a declarar mi fe públicamente, a moverme como Jesús, a rodearme de gente de fe y a mejorar siempre. El dolor y el mal no me encerrarán, sino que me empujarán a la abun­dancia y a la bendición. Lo declaro en el nombre de Jesús. Amén.

¡Estamos viviendo los mejores momentos de la historia! ¡Estamos viviendo en los momentos claves de Dios donde veremos nuestros sueños hechos realidad!

Extracto del libro «Emociones Lastimadas»

Por Bernardo Stamateas

2 Comentarios

  1. Hola Omayra. ¡¡Bienvenido!! ¡Qué bueno que compartas la Palabra con tus empleados!!! Exitos para ustedes ¡y gracias por recomendarnos «café don valle».

  2. gracias por la palabra q m mandaron es d mucha bendicion para my y para mis empleados les amo en el amor de Dios……

    a porfa tomen cafe don valle jajajaajajaj

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre