Devocionales Cristianos – Crecer en la Presencia de Dios

 

Pasaje clave: 1º Samuel 2:11, 18, 26 y 3:1-21.

 

1. Introducción.

Después de ser consagrado por su madre, Samuel vivía en el templo sirviendo al sacerdote Elí. Crecía poco a poco pero en forma permanente. Su vida estaría dedicada a servir a Dios y por lo tanto éste era su tiempo de preparación. Dios lo estaba preparando y para eso utilizaba diferentes medios.

 

2. Las circunstancias.

El sacerdote Elí estaba quedando ciego, por lo tanto Dios necesitaba alguien que lo reemplazara. Para eso había sido enviado Samuel al templo. Su vida tenía un propósito. Tu vida y la mía también tienen un propósito.

¿Alguna vez te pusiste a pensar por qué o para qué estás en este lugar?

Pero Samuel tenía una limitación: aún no conocía la voz de Dios. Nunca la había escuchado. Hasta que Dios lo llamó.

 

3. Las Personas que Dios Utiliza.

Dios llamó a Samuel pero él no conocía que era Dios quién lo llamaba hasta que el sacerdote Elí lo mentoreó. A pesar de ser un joven y llevar varios años en el templo, Samuel necesito que lo guiaran a conocer la voz de Dios.

Nosotros también necesitamos la ayuda de hermanos espirituales que nos guíen y nos asesoren para entender cuándo es Dios quien nos habla y cuando no.

¿Cuán dispuesto está tu corazón a recibir consejo y guía de tu líder o mentor?

¿A quién recurrís cuando no sabes qué hacer o tienes dudas?

¿Cuán dispuesto estás a obedecer y hacer lo que te aconsejan?

Samuel obedeció y desde ese momento empezó una nueva etapa en su vida.

 

4. La Presencia de Dios que transforma el corazón.

Desde el momento que Samuel respondió al llamado de Dios su vida y corazón fueron transformados y utilizados para cumplir los propósitos de Él.

Crecemos y conocemos a Dios cuando estamos en su presencia. No son nuestros años de asistir a las reuniones o nuestro conocimiento de la Biblia los que nos transforma sino estar en la intimidad de la Presencia de Dios. Eso impactará nuestra vida poderosamente.

Lucas 5:37-39. Necesitamos renovarnos para recibir lo que Dios quiere darnos. Ser nuevos o viejos en nuestro corazón depende de nuestra decisión. Se dejamos que su presencia nos llene lograremos entrar en los planes de Dios para nuestras vidas y seremos lo que el espera de nosotros.

¿Cuánto deseas conocer a Dios y servirle?

¿Estás buscando diariamente Su presencia para que tu vida, familia y futuro sean guiados por su voluntad?

Si no lo has hecho hasta ahora, ¿quieres empezar ya?

Las circunstancias que te tocan vivir son utilizadas por Dios para transformarte. Déjate guiar y busca Su presencia y comenzarás a descubrir que Dios tiene mucho más reservado para tu vida que lo que has conocido hasta ahora.

Por Edgardo Tosoni

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre