Devocionales Cristianos – Aprender a Hacer un Devocional Familiar

 

«Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él» (Génesis 18:19).

Deseamos compartir nuestra experiencia devocional diaria fa­miliar, disciplina espiritual que nos ha permitido como fa­milia superar momentos de crisis, y conservar y mantener nuestra devoción por Aquel que es el fundamento de nuestras vidas: nues­tro Señor Jesucristo.

En el texto base encontramos el sentir de Dios para con su siervo Abraham al revelarle lo que está a punto de suceder en el accionar de sus propósitos; pero lo que más nos impacta es la claridad con la que Abraham llega a entender la importancia de poder conservar en el tiempo una familia creyente saludable. Este principio permitió que las generaciones venideras guardaran el camino del Señor.

Para poder conservar una vida devocional familiar, debemos entender que nuestro primer altar es en nuestro hogar donde po­demos demostrar nuestra primera relación de amor y adoración, donde nuestras familias se nutren para luego llevar a nuestras re­uniones congregacionales lo que ya hemos recibido en casa, el fuego de su presencia y la llenura de su unción derramada sobre la primera Iglesia (la familia).

Nuestro Señor Jesucristo enfatizó este concepto que aprendió desde su niñez, a estar en los negocios de su Padre, porque tanto María como José subían cada año para adorar en la ciudad santa, lo cual nos dice que su primera escuela de discipulado fue el hogar.

Si queremos tener familias sanas, arraigadas en la Palabra del Señor, si deseamos que vengan sobre nuestras vidas las más ricas bendiciones, comencemos por nuestros hogares. Como en la vida de Abraham tendremos aciertos y errores, pero si el primer altar está encendido diariamente alcanzaremos los propósitos del Señor y nuestras futuras generaciones podrán conservar el fuego de Dios.

 

Motivos de Oración.

  • Señor, te entregamos nuestras vidas y nuestras fami­lias, para que tú seas la primicia de nuestras activida­des de cada día.
  • Señor, bendice a las familias de nuestras congrega­ciones y que todos podamos crecer en nuestra vida devocional familiar.
  • Señor, que Argentina pueda entender la importancia de tener una relación personal y diaria con Dios.

 

Aplicación Práctica.

Reúnete con tu familia para adorar a Dios y compartir su Palabra.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno y Oración 2012”

Por Nora y Sergio Ybarra

Tandil, Buenos Aires

Lee Protejamos la Casa de las Influencias del Mal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre