Devocionales Cristianos – Salomón se Entregó y Dios También

 

Pasaje clave: 1 Reyes 3:1-15.

 

Nuestro desafío como iglesia es trabajar por una Argentina redimida y transformada por nuestro Señor Jesús. Leer la vivencia del rey Salomón, nos trae fe y ánimo, ya que encontramos un hombre en el centro de la voluntad de Dios usado para llevar a su nación a un estado único de prosperidad espiritual y justicia social, afectando el arte, la ciencia, la educación y llegando a ser la economía tan extraordinaria y esplendorosa que se la considera como la época de oro del pueblo de Israel.

Esto aconteció con un adorador que trajo alegría al corazón de Dios, y en respuesta Dios lo bendijo concediéndole el don de la sabiduría tal y como Salomón se lo pidió, y llegó a ser el rey más sabio y más rico de todos los tiempos.

Dios dijo: «No habrá otro igual a Salomón…», es decir, Dios lo hizo grande a Salomón, y Salomón engrandeció su nación por la bendición de Dios. Ahora, ¿cómo sucedió? ¿Qué características tenía este hombre?

Primero, este adorador fue amado por Dios al nacer (2 Samuel 12:24). Es decir, su nacimiento, su comienzo, su entrada al mundo tiene la marca del amor divino. Este amor trabajó en Salomón y halló un cauce hacia el corazón de Dios a través de la adoración. Este adorador sabe que todo lo que viene de Dios vuelve a Dios, por esto el amor que recibió Salomón volvió a Dios. Dice en 1 Reyes 3:3 «… y Salomón amó al Señor…». Aquí se cumple la palabra que lo amamos a Él porque Él nos amó primero.

En segundo lugar, vemos que antes de la bendición adoró y después de la misma volvió a adorar. Esa misma noche, Dios en sueños se le apareció, lo bendijo y le respondió su petición, lo que provocó en el corazón de Salomón un nuevo y ardiente deseo de volver a adorar a su Dios, y eso fue lo primero que hizo al otro día.

Este hombre estaba interesado en ocuparse de Dios y de ministrarlo; tenía el anhelo que Dios fuera Dios para Israel y que ellos le honraran solo a Él. Dios dijo a Salomón mientras dormía: «Pídeme lo que quieras que yo te dé». El ofrecimiento de Dios solo probó lo que ya estaba en el corazón de Salomón: «Lo único que quiero es entendimiento para conducir esta nación y llevarla hacia Dios».

Esta es la verdadera gestión de un adorador, independientemente de su profesión u oficio: llevar la gente hacia Dios. Así que aun dormido no fue sorprendido con semejante ofrecimiento, solo pidió lo que estaba en su corazón.

Creemos en los miles y miles de adoradores que están en nuestras iglesias. Fervientes enamorados del Padre que pueden torcer el destino de nuestra nación Argentina. Te animo a que en tu lugar edifiques un altar que sea visible, inspirador y generoso en cuanto a la entrega, para que veas a Dios haciendo los milagros en la transformación de nuestra nación.

Concluyendo, tenemos que entender que hay una parte cultica o milagrosa, pero también hay una gestión, del antes y después, en un trabajo del día a día. Esto involucra un proceso que nosotros comenzamos y las generaciones que vienen lo continuaran.

 

Aplicación Práctica.

Separe un tiempo en este primer día de ayuno y oración para buscar a Dios especialmente, como no acostumbra hacerlo. Adore y busque revelación. Después tome nota de aquellas prioridades que necesitan ser cambiadas en su vida y comprométase a hacerlo en estos 40 días.

 

Motivos de Oración.

1. Señor, te entrego mi vida por completo, te reconozco como mi Dios, como el dueño de mi vida. Hoy te adoro por quien eres y te amo porque me amaste primero. Entrego estos 40 días por delante, que en cada uno de ellos pueda tener este encuentro profundo y personal contigo.

2. Señor, lleva a tu Iglesia a renovar la adoración, que podamos entender su verdadero significado.

3. Señor, que la influencia de la adoración de tu pueblo comience a transformar nuestra nación.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal”

Por Pedro Ibarra

Lee Oración de Pacto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre