Estudios Cristianos – Reconocimiento de la Cosecha Que Dios te ha Enviado 4

 

Continuemos.

«¿Por qué es tan doloroso para nosotros pedir a alguien que siembre una semilla de U$S 20 para exaltar el nombre de Jesús, el nombre más grandioso en la tierra, que salva a hombres del infierno y los conduce al cielo?»

¡Oh, escúchenme! ¡Oigan mi corazón gemir hoy! Cuando tu pastor recibe una ofrenda, él ha abierto la puerta para que tú cambies una temporada de tu vida.

Puedes gimotear al respecto. Puedes quejarte por ello. Puedes despreciarlo y ridiculizarlo. Hasta puede que digas cosas idiotas, tales como: «Estoy tan feliz de que mi Pastor nunca habla de dinero». Francamente, yo nunca iría a una Iglesia que no hablara de dinero a menudo. Verás, yo pienso acerca de las provisiones cada día de mi vida. Lo último que necesito, ¡es a alguien que ignore las más grandes necesidades de mi vida!

Algunos miembros de la junta recientemente hablaron conmigo acerca del salario de su pastor. Estaban preocupados. Sentían que su ingreso pudiera ser un poco más allá de lo necesario. Les pregunte: «¿Están vuestras familias preparadas para el cielo, en caso de morir?» «¿La enseñanza de quién, los ha sostenido y guardado cerca de Dios?»

Al hablarles, sus ojos se agrandaron. Entendieron. Estaban considerando bajar su salario, aunque su pastor fuera su Cobertura de Oración sobre sus vidas, empujando fuera las tinieblas del error, aplastando las ataduras en sus prisiones mentales y trayéndoles a la presencia de Dios, cuya paz y gozo eran multiplicados en sus vidas. Su pastor les había cambiado para siempre. Sin embargo, ellos no lo reconocían como su Cosecha.

Discierne tu Cosecha. Nadie más puede hacerlo por ti. Nadie.

Nadie más debe hacerlo por ti. Tú eres responsable por tu vida, por tu semilla y por tus Cosechas.

«Oh, desearía poder intentarlo una vez más,» clamó una mujer. «Cometí un grave error con mi esposo. Fue mi culpa. Él fue el hombre más grandioso que jamás conocí, pero me concentré sobre sus fallas. Yo quiero regresar a casa, pero no puedo». Era demasiado tarde. Su cosecha se había perdido.

Oigo a menudo lo siguiente: «Dr. Mike, yo doy y doy y doy, pero Dios nunca me devuelve nada. Yo nunca recibo la Cosecha. ¿Qué debo hacer?

Esa pregunta me enoja. ¿Cómo puede cualquier persona que tenga algo de discernimiento de las bendiciones de Dios, pararse valientemente y decir sin vergüenza, «Dios nunca me bendice?» Es inexplicable. Ese individuo no tiene siquiera idea de cómo es una Cosecha. ¿La tienes tú?

Oh, amigo reconoce cualquier ingratitud de tu parte y arrepiéntete inmediatamente. Cualquier Cosecha no reconocida no es posible celebrarla. Cualquier Cosecha no celebrada es un monumento a la ingratitud.

Oremos por un momento: «Padre, perdónanos por nuestra ingratitud y por cualquier ceguera hacia Las Cosechas que Tú has provisto. Es verdad que nuestro espíritu de queja nos ha robado milagros y ha abortado muchos más que Tú tenías programados para nosotros. En el nombre de Jesús, yo me entrego a Ti. Me doy todo a Ti, sabiendo que Tú me revelarás cosas gloriosas y maravillosas. Gracias por mi salud, por mi vista y por la habilidad de caminar hoy. Gracias por la mente que Tú me has dado y por las puertas de favores que tú has abierto para mi vida. Tú eres un Dios maravilloso, poderoso y dadivoso. Yo estoy agradecido. Te lo agradezco. No olvidaré Tu Bendición en mi vida. Seré pronto en darte a Ti la gloria y la alabanza por cada cosa buena que haces por mí. Tú recibirás el diezmo de todo lo que me des. Te doy gracias por cada bendición. En el nombre de Jesús. Amen.»

El Reconocer tus Cosechas Destruirá la Raíz de Amargura, Liberará un Entusiasmo sin par y Abrirá Miles de Puertas Favorables en tu Vida.

Extracto del libro “La Ley del Reconocimiento”

Por Mike Murdock

2 Comentarios

  1. Gracias mis amados hermanos por tan hermosa informaciòn, que me servirà mucho para compartir con toda la iglesia, poco a poco lo irè digiriendo. Bendiciones y Abrazos. desde Guayaquil-Ecuador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre