Mujeres Cristianas – La Mujer es la Ayuda del Hombre 4

 

Continuemos.

En Génesis leemos que Dios le dijo a Abraham que él iba a tener un hijo. Cuando se tardó la promesa, su mujer, Sara, pensó que ella podría tratar de ayudar a su marido por medio de darle a su sirvienta como concubina para que ellos pudieran tener un hijo por medio de ella. Ella estaba tratando de ayudar a su marido, pero ella estaba tratando demasiado. Dios quería que Sara fuera la madre del niño. Ella podría haber ayudado por medio de creerle a Dios y por medio de recibir la promesa en el tiempo de Dios. En lugar de esto, ella creó un dolor de cabeza y mucho conflicto para ella y para su marido (Génesis 16 y 21).

Hay otro punto acerca de la mujer como ayudante o ayuda idónea que necesitamos mantener en mente. Cuando Dios dijo que El haría una ayudante para el hombre, yo creo que tenía la intención de que la mujer fuera «la ayuda idónea» (Génesis 2:18) para los hombres en general, y no solo para su marido. Esto significa que, si tú eres una mujer, tú fuiste hecha para ser una ayuda espiritual y una motivación para los hombres que tú encuentras en la vida.

Por favor, quiero que entiendan que yo no estoy diciendo que una mujer se tiene que someter a otros hombres tal y como se somete a su esposo; al contrario, yo estoy diciendo que ella puede ser una tremenda influencia para bien en las vidas de los hombres. Más aun, la naturaleza de ayuda de una mujer puede ser ejercitada ya sea que la mujer sea casada o soltera, dado que es una parte natural de su formación. Una mujer soltera tiene mucho con lo que puede contribuir de esta manera, y si ella se casa, ella puede traer a su matrimonio esta valiosa experiencia de haber estado ejercitando su don y de haber estado entendiendo la naturaleza y las necesidades de los hombres.

Si tú ves a un hombre que tú conoces que está destruyendo su vida con drogas, tú puedes ir a él y decirle: «Dios tiene mucho potencial dentro de ti. Me rompe el corazón verte metido en estas drogas». El hecho de que tú digas esto le va a ayudar. Tú no tienes que estar casada para dar ese tipo de ayuda. Algunos hombres sólo necesitan una buena palabra de una buena mujer. Algunos hombres no tienen buenas madres. Les han dicho cosas negativas acerca de ellos mismos durante toda su vida. Ellos están buscando que una mujer les diga algo positivo acerca de ellos mismos. Permíteme advertirte que esto requiere de una discreción muy cuidadosa por parte de la mujer para que no vaya a dar una impresión equivocada. Pero una mujer puede ser una fuerza poderosa para bien en la vida de un hombre por medio de darle motivación.

Sí, los hombres están muriéndose de hambre por recibir buenas palabras de las mujeres, especialmente de las mujeres cristianas. Pero algunas veces son las mujeres cristianas las que destruyen a los hombres la mayor parte de las veces, porque ellas mal entienden sus prioridades que tienen en Dios. Ellas dicen: «Dios está primero», y por lo tanto, descuidan a sus familias. La Biblia usa palabras muy fuertes en contra de este tipo de comportamiento (1º Juan 4:20).

Me estoy refiriendo al tipo de mujeres que salen a salvar el mundo pero pierden a sus familias. Ellas necesitan ponerse a pensar cuidadosamente acerca del tipo de ayuda que dan. En lugar de estar fuera de la casa cada noche de la semana, asistiendo a reuniones de oración, ellas deberían estar buscando las maneras en que pueden animar y ayudar a sus maridos y a sus familias. Esta es la mejor manera en que ellas puedan amar a Dios.

Extracto del libro “El Propósito y el Poder de la Mujer”

Por Myles Munroe

2 Comentarios

  1. mil gracias por este articulo, ha sido una gran bendicion en mi vida, ha traido una respuesta a algo que en el fondo de mi alma habia. los animo a que sigan adelante, exitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre