49. Proverbio del día

Normalmente toda clase (así como toda predicación, devocional, etc.) tiene una idea central que el maestro quiere transmitir. A veces es difícil plasmar ese punto principal en una idea simple, amplia, fácil de recordar y significativa. Escribir el “proverbio del día” tiene como finalidad entrenar a los alumnos a resumir la idea principal de la clase en un proverbio que ellos mismos van a hacer.

Antes de finalizar la clase, pida que todos intenten elaborar un “proverbio” original que refleje la idea principal de aquella lección. Dé 5 a 10 minutos para esa actividad y después pida que los alumnos formen grupos pequeños para compartir sus ideas. Los mejores proverbios deben ser leídos delante del grupo (¡y guardados por el maestro!). Algunos ejemplos de “proverbios originales” que resumen textos bíblicos:

El líder que no sirve, no sirve (Juan 13).

Cuando soy fuerte, entonces es que soy débil (Proverbios 16:18).

Antes que te cases, mira lo que haces (2 Corintios 6:14). 

  1. Parábolas modernas

Un ejercicio desafiante para alumnos más capacitados exige la elaboración de una historia contemporánea que refleje una parábola u otra historia bíblica. Esa técnica obliga al alumno a trabajar con la difícil tarea interpretativa de atravesar el puente entre el significado bíblico y la aplicación práctica. Funciona muy bien con aquellas historias tan bien conocidas que ya no tienen el mismo impacto que antes.

El maestro puede dividir la clase en grupos o pedir un trabajo individual para preparar la historia paralela. Algunos ejemplos de historias que podrían volverse “parábolas modernas”:

  • David y Goliat
  • El Buen Samaritano
  • Zaqueo
  • Job 
  1. Oraciones

Escribir una oración es otra tarea práctica que obliga al alumno a lidiar con los principios aprendidos en la clase y expresarlos de forma personal ante Dios. Ese ejercicio exige algunos momentos en silencio al final de la clase para que todos anoten sus pedidos particulares a la luz de lo que se aprendió en esa lección. Si alguien desea, puede leer su oración delante del grupo. 

  1. Acróstico

El acróstico es un buen ejercicio para hacer en grupo o individualmente y puede ser usado con buen provecho al comienzo como captación o al final de la clase como recapitulación. El maestro pide a los alumnos que escriban un acróstico en el que cada letra de una palabra clave (el tema) de la clase es el inicio de una palabra relacionada con aquel tema. Por ejemplo, en una clase sobre matrimonio:

Paz

Amistad

Regocijo

Esperanza

Justicia

Anillo  

  1. Poesía

Para grupos más elocuentes, el maestro puede pedir que los alumnos escriban una poesía, con o sin rima, que cuente una historia bíblica, resuma una clase, o trace paralelos con los días actuales. Los mejores poemas pueden ser leídos a la clase. 

  1. Carta

Escribir una carta puede ser una tarea en el salón de clase que ayude al alumno a usar principios que aprendió en la consejería de un amigo o pariente. Ejemplos de situaciones colocadas por el maestro:

  • Escriba una carta evangelística para un tío que vive en otra ciudad
  • Escriba una carta de consuelo a un amigo que perdió su papá
  • Escriba una carta para un maestro explicando por qué usted no está de acuerdo con la teoría de la evolución
  • Escriba una carta para un joven recién convertido explicando cómo estudiar la Biblia 

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre