Un líder que se mantiene en la cima poseerá una actitud tenaz. Los líderes exitosos tienen buenas actitudes acerca de ellos mismos, de los demás y de la vida.

Analice su actitud con las siguientes preguntas. Nuestras actitudes determinan nuestra capacidad para dirigir a otros.

  1. ¿Aceptamos la responsabilidad?
  2. ¿Nos molestan o nos desafían los fracasos de las demás personas?
  3. ¿Usamos o cultivamos a las personas?
  4. ¿Dirigimos o desarrollamos a las personas?
  5. ¿Criticamos o alentamos?
  6. ¿Rechazamos a la persona problemática o la buscamos?
  7. ¿Guarda resentimientos o perdona con facilidad las injurias en contra suya?
  8. ¿Es usted razonablemente optimista?
  9. ¿Posee usted tacto? ¿Puede usted anticipar el efecto de una declaración antes que se haga?
  10. ¿Sus subordinados se sienten tranquilos en su presencia?
  11. ¿Depende usted del elogio o la aprobación de los demás?
  12. ¿Se le hace fácil hacer y conservar amistades?
  13. ¿Acepta usted una oposición a su punto de vista sin considerarlo una afrenta personal que lo haga reaccionar acorde a ella?
  14. ¿Puede usted inducir a las personas a que hagan, contentas, algo legítimo que normalmente no harían?
  15. ¿Se le encomiendan a usted situaciones difíciles y delicadas?
  16. ¿Posee usted la habilidad de poner disciplina sin tener que dar una muestra de autoridad?
  17. ¿Obtiene la cooperación y se gana el respeto y la confianza de los demás rápidamente?
  18. ¿Utiliza las decepciones de manera creativa?
  19. ¿Maneja la crítica de manera objetiva y se mantiene inamovible mientras la escucha?
  20. ¿Mantiene el control de sí mismo cuando las cosas van mal?

Extracto del libro “Spiritual Leadership”

Por R.E. Thompson

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre