Liderazgo – LA LEY DEL TOPE

1

La capacidad de liderazgo determina el nivel de eficacia de una persona

EJEMPLO: SAUL Y DAVID

 TEXTO:  2 Samuel 5:6-23; 8:15-18

El rey Saúl tenía un tope sobre su liderazgo que David no tenía. Saúl nunca impulsó a la monarquía más allá de una magistratura basada en su carisma. Él era un general pero no tenía un verdadero ejército permanente. Él no tenía una forma organizada de gobierno ni ningún medio para preservar las ganancias de su liderazgo. David por otro lado fue muy decisivo al convertirse en rey. Muy metódicamente David escogió un centro estratégico como nueva capital (Jerusalén‑que no había sido ocupada aún por ninguna tribu en Israel. Estaba controlada por los jebuseos, 2 Samuel 5:6-16). Él se ocupó del rival de Israel, los filisteos, (2 Samuel 5:17-23), trajo el arca del pacto a la nueva ciudad capital (2 Samuel 6) y formó su equipo de funcionarios de gobierno (2 Samuel 8:15-18). Saúl fue inferior a David tanto en carácter como en habilidad para el liderazgo. Mientras que Saúl estaba limitado por varios “topes” en su vida, David levantó “topes” de encima suyo y otros a su alrededor. Claramente David tuvo buen éxito a causa de esta ley, y Saúl fracasó a causa de la misma ley.

OBSERVACIONES SOBRE ESTA LEY:

Los topes que limitaron a Saúl:

Saúl estuvo limitado por el tope del temor. (1 Samuel 10:21-22)

Él comenzó su reinado escondiéndose entre el bagaje. Su temor más tarde llevó al temor de su ejército.

“… y de ella fue tomado Saúl hijo de Cis. Y le buscaron, pero no fue hallado… Y le respondió Jehová: He aquí que él está escondido entre el bagaje.”

Saúl estuvo limitado por el tope de la impaciencia.   (1 Samuel 13:8-10)

Él rehusó esperar a Samuel, tomó los asuntos en sus propias manos y presumió por encima de Dios.

“Y él esperó siete días … pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba. Entonces Saúl dijo: traedme holocausto y ofrendas de paz. Y ofreció el holocausto.”

Saúl estuvo limitado por el tope de la influencia. (1 Samuel 13:11,12)

Él fue incapaz de alentar o inspirar a sus tropas para esperar hasta que Samuel llegara.

“… pero Samuel no venía a Gilgal, y el pueblo se le desertaba”.

Saúl estuvo limitado por el tope de los recursos. (1 Samuel 13:22).

Al ejército de Saúl literalmente se le acabaron las armas para la guerra. Él no había podido alistar a artesanos.

“Así aconteció que en el día de la batalla no se halló espada ni lanza en mano de ninguno del pueblo que estaba con Saúl y con Jonathan …”

Saúl estuvo limitado por el tope de la denegación. (1 Samuel 13:13,14)

Samuel dijo a Saúl que había sido rechazado como rey, pero él continuó como si todo estuviera bien.

“Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios … Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová a designado para que sea príncipe sobre su pueblo”.

Saúl estuvo limitado por el tope de la impetuosidad. (1 Samuel 14:43,44)

Él hizo impulsivamente un juramento que casi le costó la vida de su hijo. Él era verbalmente atolondrado.

“Entonces Saúl dijo a Jonathan: Declárame lo que has hecho. Y Jonathan se lo declaró y dijo: Ciertamente gusté un poco de miel con la punta de la vara … Y Saúl respondió: Así me haga Dios, y aun me añada, que sin duda morirás Jonathan.”

Saúl estuvo limitado por el tope del orgullo. (1 Samuel 15:12)

Él estableció un monumento en su propio honor. Comenzó a considerarse demasiado grande. “Humildad: es reconocer lo que se puede hacer y no hacer”

“Saúl ha venido a Carmel, y he aquí se levantó un monumento.”

Saúl estuvo limitado por el tope de la desobediencia. (1 Samuel 15:17-19)

Él desobedeció las instrucciones de destruir completamente a los amalecitas. Y luego trató de justificar todo.

“¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová? Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la voz de Jehová …´

Saúl estuvo limitado por el tope de los celos. (1 Samuel 18:8,9)

Él se enojó cuando el pueblo lo comparó con David, y mantuvo su ojo celoso encima de David.

“Y se enojó Saúl en gran manera, y le desagradó este dicho, y dijo: A David dieron diez miles, y a mí miles …”

Saúl estuvo limitado por el tope de la ira. (1 Samuel 18:10,11)

Él intentó matar a David con su lanza, mientras David le tocaba el arpa en el palacio.

“Y arrojó Saúl la lanza, diciendo: Enclavaré a David a la pared …”

Saúl estuvo limitado por el tope del engaño. (1 Samuel 18:21-29)

Él ofreció a David su propia hija como soborno, con la esperanza de que David muriera en una batalla.

“Y Saúl dijo: Yo se la daré, para que le sea por lazo, y para que la mano de los filisteos sea contra él.”

Eventualmente, la ley del tope se convirtió en la caída de Saúl. Cuando él no hizo nada para convertirse en un líder sano y más eficaz, Saúl fue impulsado a compensar esa deficiencia. El fue volátil, emocional, descuidado, subjetivo e irracional.

(CONTINÚA… DALE CLICK ABAJO EN PÁGINAS…)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre