Devocionales Cristianos – Libérate de la Carga de un Dios Inferior 1

 

Pasaje clave: Salmo 23.

¿Por qué David escribió el Salmo 23? Para fortalecer nuestra confianza en Dios; para recordarnos quién es Él.

En este salmo David dedica noventa y ocho palabras para explicar la primera: Jehová.

Respecto al equipaje innecesario, el salmista comienza con el más pesado: el dios remodelado. Un dios que luce bien pero hace poco. Dios como…

Un genio en una botella. A nuestro alcance. Afable. ¿Necesita un estacionamiento, una cita, un gol a favor o que se yerre un penal? Frote la botella y ¡paf!, lo tiene. Y lo mejor de todo es que este dios vuelve a entrar en la botella cuando termina.

Un dulce abuelo. Tan tierno. Tan sabio. Tan cariñoso. Pero tan, tan, tan viejo. Despiertos, los abuelos son una gran cosa, pero cuando los necesitas están durmiendo.

Un padre atareado. Sale los lunes y regresa los sábados. Muchos viajes y muchas reuniones de negocios. Aparece el domingo, así que límpiate y muéstrate espiritual. El lunes, sé otra vez como eres. Él nunca se dará cuenta.

¿Ha tenido estas opiniones de Dios? En caso positivo, ya conoce los problemas que causan. El padre ocupado no tiene tiempo para sus preguntas. El abuelo bondadoso es demasiado débil para llevar su carga. Si es el genio de la botella, usted es más poderoso que él. Él tiene que ir y venir según usted lo ordene.

¿Es ese el tipo de Dios que quiere? ¿Es el tipo de Dios que tenemos?

La respuesta de David es un resonante no. «¿Quiere de veras saber quién es Dios?», pregunta. «Entonces lea esto». Y escribe el nombre Jehová: «Jehová es mi Pastor».

Aunque extraño para nosotros, el nombre estaba cargado de significado para David. Tan cargado, que David eligió Jehová por sobre El-Shaddai (Dios Todopoderoso), El Elyon (Dios Altísimo) y El Olam (Dios Eterno). Estos y muchos otros títulos divinos estaban a disposición de David. Pero al considerar todas las opciones, eligió Jehová.

¿Por qué Jehová? Porque Jehová es el nombre de Dios. Me puede llamar predicador, escritor, o malo para el golf. Son descripciones exactas, pero no son mi nombre. Yo puedo llamarlo a usted papá, mamá, doctor o estudiante, y esas palabra pueden ser su descripción, pero no son su nombre. Si me quiere llamar por mi nombre, dígame Max. Si quiero llamarle por su nombre, lo digo. Si quiere llamar a Dios por su nombre, dígale Jehová.

Dios nos ha dicho su nombre. (¡Cuánto anhelo tendrá de estar cerca de nosotros!)

Moisés fue el primero en aprenderlo. Siete siglos antes de David, aquel pastor octogenario cuidaba sus ovejas cuando un arbusto se puso a arder espontáneamente y su vida comenzó a cambiar. Se le dijo a Moisés que volviera a Egipto y rescatara a los hebreos esclavizados. Puso más excusas que un niño a la hora de ir a la cama, pero Dios las objetó. Finalmente Moisés preguntó:

«He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?».

Entonces Dios respondió a Moisés: «YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros» (Éxodo 3.13–14).

Después Dios recordaría a Moisés: «Yo soy JEHOVÁ. Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, más en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos» (Éxodo 6.2–3).

Los israelitas consideraban el nombre demasiado santo para ser pronunciado por labios humanos. Cuando necesitaban decir Jehová, sustituían la palabra por Adonai, que significa Señor. Si era necesario escribir el nombre, los escribas se bañaban antes de escribirlo, y luego destruían la pluma.

Dios nunca dio una definición de la palabra Jehová, y Moisés nunca la pidió.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Aligere su Equipaje”

Por Max Lucado

Lee Libérate de la Carga de un Dios Inferior 2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre