Devocionales Cristianos – Violencia

 

Pasaje clave: Jeremías 29:7.

 

A nuestro país se lo ha calificado por distintos observadores como la Argentina violenta, y se transmite así por los medios de comunicación. El hecho violento de cada día pareciera dar la razón y el sustento a tal calificación.

En el medio estamos los ciudadanos que corremos el riesgo de acostumbrarnos y asumirlo como lo normal. Hoy se habla de violencia de género, al mismo tiempo que se ven expresiones violentas en el deporte, en el Congreso de la Nación, en la calle y en la escuela, del mismo modo que en el hogar.

Como cristianos, llamados a la paz y como agentes de paz, no podemos aceptar ni acostumbrarnos con toda resignación, a que las cosas sean así. Nuestras acciones deben conducirnos a erradicar la violencia.

La paz y la violencia no pueden convivir en armonía, sino que una desplaza a la otra. De allí que nuestras contundentes acciones de paz, serán siempre un arma poderosa, eficiente y efectiva para eliminar la violencia instalada en nuestra sociedad.

De modo que como hecho práctico, proponemos no hacer silencio frente a la violencia, justificándonos con nuestro discurso de que «estamos orando». Recordemos una de las frases de Martin Luther King, un ferviente defensor de la no violencia que dijo: Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor silencio de los bondadosos.

 

Aplicación Práctica.

Analice en familia cuáles son los hechos de violencia de los que somos testigos silenciosos. Decidan juntos empezar a interceder por la situación y buscar la oportunidad de ser agentes directos de la paz de Dios en medio del conflicto mencionado.

 

Motivos de Oración.

1. Señor, ayúdame a erradicar la violencia en todas sus formas de mi vida.

2. Señor, que podamos ser cristianos íntegros e idóneos que ejerzan su liderazgo en los lugares claves de decisión de la Nación.

3. Señor, danos dirigentes que tengan como prioridad el bienestar del pueblo.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal”

Por José Penizzotto

Lee Política

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre