Devocionales Cristianos – La Autoridad de la Iglesia

 

Pasaje clave: 2 Corintios 2:14.

 

Es notable que en el primer capítulo del libro de Levítico se destaque el procedimiento de las ofrendas y holocaustos en las cuales el sacerdote tenía que limpiar la grosura de los intestinos del animal sacrificado, luego quemarlo y «esa» ofrenda era de «grato olor a Jehová».

Muchas veces se habla de la voz de Dios, los ojos de Dios, los oídos de Dios o las manos de Dios. Entendemos que en este tiempo se nos debe revelar «el olfato de Dios».

Curiosamente, desde el punto de vista práctico, no creo que para ninguno de nosotros el olor a intestinos quemados de grandes animales sea demasiado grato; sin embargo, para Dios sí ¿Por qué? Era grato pues expresaba un sentido de intimidad. Los intestinos del animal reflejaban la parte íntima, la parte interna, esa que existe pero que normalmente no se ve.

Para que la Iglesia actual se mueva en autoridad y «rompa cadenas», es necesario que sus integrantes «huelan bien» delante de Dios, y para eso tenemos que presentarnos abiertamente sin temor a que investigue nuestra intimidad.

Nuestra ritualidad y los «espejismos» religiosos en los que muchas veces nos movemos, no son precisamente expresiones de buen olor delante de Dios. El olor fragante en Cristo es una relación íntima y fresca al exponernos tal como somos delante de Él para que complete su obra en nosotros.

No existe un verdadero creyente que no quiera un genuino avivamiento, Dios lo quiere, pero sus facultades «olfativas» no han cesado. Nuestra vida personal de adoración a Él debe ser de «olor fragante». Nuestras reuniones comunitarias para adorarlo a Él deben ser de «olor fragante» para satisfacerlo solo a Él y no a la gente que aún se cree con derecho de ejercer «el ministerio de catadores de cultos».

Solo una relación íntima será de su agrado y generará en los otros, creyentes e inconversos, un «olor» de su conocimiento.

 

Aplicación Práctica.

Tómese un tiempo para adorar a Dios en la intimidad. Si bien no solo adoramos a través de canciones, si no se le ocurre otra forma, comience entonando alguna de las canciones que canta habitualmente en la congregación. Escoja alguna que resalte las cualidades de Dios, y vaya sumando las que se le ocurran. Déjese guiar por el Espíritu Santo.

 

Motivos de Oración.

1. Señor, quiero sincerarme delante de tu presencia, entrar en intimidad y vivir de esta manera todos los días de mi vida.

2. Señor, que tu Iglesia pueda crecer en intimidad en tu presencia.

3. Señor, que nuestra intimidad redunde en una bendición para la nación, a causa de la autoridad de la Iglesia frente a Satanás.

Extracto del libro “40 Días de Ayuno, Oración y Renovación Personal”

Por Néstor Golluscio

Lee El Poder del Testimonio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre