ataques-del-diablo-o-la-obra-de-diosGuerra Espiritual – ¿Ataques del Diablo o la Obra de Dios? 4

Continuemos.

Recuerdo que después de una guerra murió quien era entonces mi mejor amigo. Me dolió muchísimo pero por meses Dios me mostró una a una todas las cosas con las que esa amistad estaba minando mi destino con Dios. Él ahora está con el Señor, pero yo estoy mucho mejor que antes. Algunos dirían: «Fue una tragedia de guerra, un ataque del maligno». Pero la verdad es que fue la obra liberadora de Dios y Su perfeccionamiento en mi vida.

Como seres humanos, estamos tan aferrados a veces a las comodidades de esta vida y a las cosas tangibles de este mundo. Y aún se da el caso, común­mente, de personas que literalmente son idólatras de sus posesiones y aun de sus familias. Sus hijos o sus esposas (os), son el fundamento de su felicidad, y están en primer lugar antes que Dios. Y Dios tiene que sacudir esos fundamentos para poderlos llevar al cumplimiento de su destino y a niveles mayores de Su gloria. Y ésta no es la obra del diablo, sino la obra de Dios, y es por amor a nosotros.

En una ocasión, regresando de una fuerte batalla, una de mis principales guerreras resultó con cáncer en la matriz. Ella tuvo un marido que la traicionó, y le produjo fuertes heridas en su corazón. Aunque ella conscientemente lo había perdonado la enfer­medad la llevó a buscar con denuedo dentro de su corazón, a fin de vencer el cáncer. Durante su proceso de sanidad, Dios la llevó a profundidades inimag­inables de su alma donde pudo, además de perdonar de raíz, sanar toda dolencia en su interior que estaba arraigada con su vida sexual a causa de su ex-marido (con su matriz). Ella no sólo venció la enfermedad, sino que salió de la prueba con un corazón poderoso para enfrentar grandes batallas.

Hoy tiene un poderoso ministerio ayudando a cientos de personas atadas por la drogadicción, la hechicería y el vandalismo. Una mujer de gran valor que fue expuesta a la gloria y salió resplandeciente.

Gracias a esa «horrenda y maravillosa a la vez, purificación» es que conseguimos los rangos para pelear en lugares celestiales. La autoridad no es solamente una posición teológica de la victoria de Cristo, sino que se forja y se obtiene por fuego. No hay momento más glorioso que cuando Dios te toma de la mano, y te dice: «Ven, siéntate conmigo en mi trono, como yo también he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono» (Apocalipsis 3.20).

Dios concede esta presea a los que vencen, a los que salen de la tibieza y del conformismo de una iglesia como la de Laodicea. La Iglesia está clamando para que Dios se manifi­este y traiga juicio y destrucción sobre sus enemigos, y de cierto Él vendrá y establecerá su justicia en las naciones. Pero primero tiene que someternos al fuego de Su gloria.

«Yo envío mi mensajero para que prepare el camino delante de mí. Y vendrá súbitamente a su Templo el Señor a quien vosotros buscáis y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros, ya viene», ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Pero quién podrá soportar el tiempo de su venida? O ¿quién podrá estar en pie cuando él se manifi­este? Porque él es como fuego purificador y como jabón de lavadores. Él se sentará para afinar y limpiar la plata: limpiará a los hijos de Levi, los afinará como a oro y como a plata, y traerán a Jehová ofrenda en justicia. Entonces será grata a Jehová la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días pasados, como en los años antiguos. Vendré a vosotros para juicio, y testificare sin vacilar contra los hechiceros y adúlteros, contra los que juran falsamente; contra los que defraudan en su salario al jornalero, a la viuda y al huérfano, contra los que hacen injusticia al extranjero, sin tener temor de mí», dice Jehová de los ejércitos»  (Malaquías 3:1-5).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Guerra de Alto Nivel”

Por Ana Mendez Ferrel

Lee ¿Ataques del Diablo o la Obra de Dios? 5

Lee ¿Ataques del Diablo o la Obra de Dios? 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre