La Doctrina de la Creación – La Creación: La Edad de la Tierra 8

 

Continuemos.

En respuesta, los que sostienen el concepto concordista dicen que el sol, la luna y las estrellas fueron creadas en el día 1 (la creación de la luz), antes del día 1, cuan­do «Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra» (Gn.1:1), y que el sol, la luna y las estrellas fueron solamente hechas visibles o reveladas en el día 4 (Gn.1:14-19). Pero este argumento no es muy convincente, porque los otros cinco días de la creación no incluyen ninguna revelación de algo que fue creado previamente sino en realidad la creación de las cosas por primera vez. Es más, las afirmaciones en cuanto a la creación son similares a las de los demás días (Gn.1:14-15). Esta es la forma del lenguaje que se usa en los versículos 3,6, 11, 20 y 24 para crear las cosas, no para revelarlas.

Todavía más, la creación (no la revelación) del sol, la luna y las estrellas se menciona explíci­tamente en una oración en Gn.1:16. Aquí la palabra «hizo» (heb. asáh) es la misma palabra que se usa cuando Dios hizo el firmamento, los animales de la tierra, y el hombre (Gn.1:7, 25, 26); y en ninguno de estos casos se usa para hablar de revelar algo hecho previamente. El hebreo asáh también es la palabra que se usa en el resumen del versículo 31: «Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno». Este frecuente uso en todo Génesis 1 hace muy improbable que Génesis 1:16 se refiera solo a revelar el sol, la luna y las estrellas.

Pero una modificación del concepto día-edad en respuesta a estas objeciones parece posible. Los verbos en Génesis 1:16 se pueden tomar como perfectos, indi­cando algo que Dios había hecho antes. Gramaticalmente esto es posible (así es como la NIV traduce la misma forma verbal en 2:8 y 2:19, por ejemplo). Esto implicaría que Dios había hecho el sol, la luna y las estrellas anteriormente (en vs.1, la creación de los cielos y la tierra, o en el vs.3, la creación de la luz) pero sólo las colocó cerca de la tierra en el día 4 o permitió que se vieran desde la tierra en el día 4 (vs.14-15, 17-18).

Esto permite que la palabra hizo (asáh) quiera decir «creó» y así evite la difi­cultad mencionada arriba con la idea de que significa «reveló» en el versículo 16. Esta opción sigue siendo una posibilidad genuina en cuanto al concepto día-edad, y de hecho este concepto es el que parece más persuasivo para el presente autor, si se adopta la posición de una tierra vieja. Con respecto a la luz necesaria para las plantas y el calor necesario para las aguas, había luz disponible desde el día 1; inclu­so si no estamos seguros de si la luz era luz del sol y las estrellas o la luz de la gloria de Dios (que remplazará al sol en la nueva Jerusalén, Ap.21:23).

Otra respuesta del concepto de día-edad pudiera ser que el cuarto día no está exactamente en secuencia, aunque se da un bosquejo global de la obra progresiva de Dios. Sin embargo, una vez que empezamos a cambiar la secuencia de aconteci­mientos que es tan prominente en esta progresión de seis días creativos, es dudoso que necesitemos permitir que el texto nos diga algo aparte del simple hecho de que Dios creó las cosas; pero en ese caso, inquirir respecto a la edad de la tierra es innece­sario.

 

b. Concepto del Marco Literario.

Otra manera de interpretar los días de Génesis 1 ha logrado un buen número de seguidores entre los evangélicos. Como arguye que Génesis 1 no nos da ninguna información en cuanto a la edad de la tierra, sería compatible con los cálculos cien­tíficos presentes de una tierra muy vieja. Este concepto arguye que los seis días de Génesis 1 no tienen la intención de indicar una secuencia cronológica de eventos, sino que son más bien un «marco de trabajo» literario, que el autor usa para hablar­nos de la actividad creadora de Dios. El esquema está construido hábilmente de modo que los tres días y los segundos tres días corresponden entre sí.

Días de formar.

  • Día 1: Separación de la luz y la oscuridad.
  • Día 2: Separación del cielo y las aguas.
  • Día 3: Separación de la tierra y los mares, plantas y árboles.

Días de llenar.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática”

Por Wayne Grudem

Lee La Creación: La Edad de la Tierra 9

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre