La Doctrina de los Ángeles – Introducción a la Angelología 2

 

Continuemos.

Sobre esto el Dr. Guillermo Cooke ha escrito lo siguiente:

«En verdad, en casi todos los sistemas religiosos, sean viejos o modernos, encontramos tales seres; en los Eones de los Gnósticos, los Demonios, los Semidemonios, los Genios y los Lares que tienen un papel tan importante en las teogonias, las poesías y la literatura en general de la antigüedad pagana, tenemos abundante evidencia de la creencia casi universal en la existencia de las inteligencias espirituales y que ocupan distintos rangos entre el hombre y su Creador.

En muchos casos, sin embargo, hallamos a veces la verdad vestida de ficción y los hechos deformados por las fantasías extravagantes de la mitología. Aquí podemos notar con brevedad la doctrina pagana tocante a los seres espirituales. Se creía que las almas de los difuntos héroes y los hombres buenos fueron elevados a la dignidad que les correspondía y a la felicidad eterna; éstos fueron llamados demonios y se suponía que servían como mediadores entre la divinidad suprema y el hombre. Sin embargo había otra clase de demonios de los cuales se creía que nunca jamás habían habitado en cuerpos mortales, y de éstos había dos categorías: los buenos que se ocupaban en guardar a los hombres buenos, y los malos que envidiaban la felicidad humana y buscaban cómo impedirles alcanzar la virtud deseada y al mismo tiempo efectuar su ruina.

Estos conceptos son una substitución de la verdad; pero en las Escrituras tenemos la verdad misma en su pureza original, libre de las corrupciones supersticiosas y la imaginación licenciosa del poeta; y la verdad es mucho más majestuosa a causa de su simplicidad sin adorno… avancemos con certeza a la consideración de la verdad sencilla que nos revela la Palabra de Dios y también notar lo que han visto los santos en cuanto al mundo angélico». (Christian Theology, pp.610-11, 21-11).

La doctrina de los ángeles puede ser considerada en las siguientes divisiones generales.

 

1. Las Esferas Angélicas.

Al echar una mirada a la revelación bíblica concerniente a los seres angélicos, es preciso considerar la más amplia esfera del universo en su totalidad y no restringir esta contemplación a los límites terrenales. Notamos en primer lugar que la astronomía moderna ha presentado mucha evidencia que demuestra la inmensidad de la creación material. Hay sistemas solares mucho más grandes que éste y que se extienden más allá de la comprensión del poder humano. Tenemos conocimiento de otros soles con sus planetas y satélites que están tan distantes de nuestro sistema como cincuenta a cien mil millones de kilómetros.

Desde tiempos remotos los hombres han pensado sobre la cuestión de si la tierra es el único planeta habitado. La ciencia ofrece sus conjeturas, pero la Biblia habla con autoridad sobre este viejo problema. Se nos revela que los ángeles viven en las esferas celestes y que no hay cifras humanas para contarlos, tan grande es su número. Se les reúne en grupos que se identifican como tronos y dominios, principados y potestades, autoridades y las huestes celestiales. Pero todos ellos están sujetos al Señor Jesucristo, quien creó este universo y todo lo que contiene, incluyendo a los seres angélicos.

El creó las «cosas. . . visibles e invisibles» (Col.1:16). El apóstol Pedro declara que estos seres creados están sujetos a Cristo (1 P.3:22). No hay indicio alguno de que ellos estén limitados a esta esfera terrestre, ni a ninguna otra esfera del universo. Cristo dijo: «En la casa de mi Padre muchas moradas hay» (Jn.14:2). La «casa de mi Padre» es nada menos que este universo en el cual hay muchas moradas. San Judas afirma (v.6) que los ángeles tienen su propia habitación.

Sobre este pasaje el Dr. A. C. Gabelein ha escrito: «En la epístola de Judas encontramos esta declaración significativa, ‘Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día’ (Judas 6)… Lo primordial que deseamos considerar aquí es el hecho, y hecho sobresaliente, que estos ángeles tuvieron su propia habitación. Se les dio su propio estado. Nos parece que esto aporta pruebas conclusivas de que los ángeles tienen moradas en los cielos, que son lugares donde ellos moran, y de los cuales pueden salir como ministros de Dios» (p.39, 40).

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática. Volumen 2”

Por Lewis S. Chafer

(Fundador y 1º Presidente del Seminario Teológico en Dallas, Texas. USA)

Lee Introducción a la Angelología 3 

Lee Introducción a la Angelología 4

Lee Introducción a la Angelología 5

Lee Introducción a la Angelología 6

Lee Introducción a la Angelología 7

Lee Introducción a la Angelología 8

2 Comentarios

  1. me gustaria recibir mas estudios para poder comparetirlos con mujeres y hombres cabeza de familia que visito en cucuta y arauca,Colombia.Donde puedo conseguir libros gratis para regalarles a las personas que desean conocer de nuestro Señor Jesucristo.Dios les bendiga rica y sobreabundantemente en todo,son un ejemplo a seguir,exitos y prosperidad les deseo entodo integralmente. Deseo que sean bendecidos ,prosperados y en victoria en el nombre de Jesucristo Señor y Dios nuestro.
    De ustedes
    su servidor y amigo en Cristo Jesus
    Alfonso Enrique Cuadros Caro
    Presidente
    Fundacion Social Cristiana Joshua

    • Hola Alfonso. ¡¡Bienvenido!! Gracias por tus palabras de aliento y bendición. Con respecto a los libros, buscando con paciencia por Internet podrás conseguir mucho material. Bendiciones enormes en tu ministerio!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre