La Doctrina de los Ángeles – Introducción a la Angelología 1

 

Una verdad que se incluye en el cuerpo didáctico de las Sagradas Escrituras es la que declara que existe un orden de seres celestiales muy distintos de los seres humanos y de la Deidad, y que ellos ocupan un estado superior al actual del hombre caído. Estos seres celestiales se mencionan por lo menos 108 veces en el Antiguo Testamento y 165 veces en el Nuevo, y de este extenso conjunto bíblico el estudiante de la Sagrada Escritura, puede elaborar la doctrina de los ángeles.

El vocablo ángel, que se deriva bien de mal’ak del hebreo del Antiguo Testamento, o bien de aggelos del griego del Nuevo Testamento, quiere decir simplemente mensajero. Estos seres ejecutan las órdenes de Dios a quien sirven. Los ángeles santos son mensajeros del Creador, mientras los caídos son mensajeros de Satanás, denominado en la Biblia «el dios de este siglo», y a quien ellos mismos han prometido servir. A veces a los hombres se les llama mensajeros como en Apocalipsis 1:20, aunque hay ciertos expositores que afirman que los mensajeros de las siete Iglesias de Asia son seres del mundo espiritual.

La palabra ángel no sólo es genérica por aplicarse a todos los órdenes de los espíritus creados, sino que también se usa para expresar su servicio u oficio.

Al estudiar la doctrina de los ángeles, como el estudiar cualquier otra doctrina teológica, hay campo suficiente para el uso de la razón. En vista de que Dios es Espíritu (Jn.4:24) y de que en ninguna manera participa de los elementos materiales, es natural presumir que hay seres creados que se asemejan más a Dios que las criaturas mundanas que participan igualmente de lo material y lo inmaterial. Hay reino material, reino animal y reino humano; así que se puede considerar que hay un reino angélico o de los espíritus. Sin embargo, la Angelología no descansa sobre el razonamiento, ni sobre la suposición sino sobre la revelación divina.

Tal como el universo ha sido ordenado no ha sido voluntad de Dios que los hombres tengan relaciones con los ángeles, ni tampoco conciencia viva de su presencia. Con todo, la Biblia declara que los ángeles no sólo observan los acontecimientos humanos, sino también que los ángeles buenos son ministros de los herederos de la salvación (Hb.1:14) y que los ángeles malos hacen la guerra contra lo que hay de Dios en el hombre (Ef.6:12).

La realidad de la influencia angélica en los asuntos humanos no está limitada a cierta porción de la historia humana. Se nos dice que los ángeles han estado presentes desde la creación y continuarán estándolo hasta la eternidad venidera.

Los ángeles integran dos de los cinco grupos en que se dividen todas las criaturas finitas creadas por Dios; a saber, los ángeles santos y los caídos. Los otros tres grupos son, el de los gentiles, los judíos y los verdaderos cristianos. Todas estas clases de seres finitos, sin tomar en cuenta ni el tiempo ni el orden de su principio, seguirán en su propia categoría hasta la eternidad, teniendo siempre las mismas características que Dios les dio al crearlos. Es decir, no hay ninguna evidencia de que habrá otros órdenes de seres finitos que serán creados ni en este siglo, ni en los futuros.

Durante la Edad Media una especulación grotesca y sin provecho caracterizaba las discusiones sobre la doctrina de los ángeles, y eso resultó en el actual desprecio en cuanto a ese cuerpo de verdad. Sobre estas discusiones antiguas el Dr. Augustus Strong escribe: «Los escolásticos debatieron tales cosas como, cuántos ángeles pudieran pararse sobre la punta de una aguja (la relación entre los ángeles y el espacio); o si sería posible para un ángel estar en dos lugares a la vez; o cuánto fue el intervalo de tiempo entre la creación de los ángeles y su caída; o si el pecado del primer ángel causó el pecado de los demás; o si tantos ángeles retuvieron su dignidad de ser ángeles como el número de los que cayeron; o si nuestra atmósfera es el lugar de castigo para los ángeles caídos; o si los ángeles que sirven de guardianes tienen a su cargo a los niños desde su bautismo o desde que están en el seno de sus madres» (Systematic Theology, p.221).

La presencia de los ángeles como seres espirituales ha sido reconocida en casi todos los sistemas religiosos.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Teología Sistemática. Volumen 2”

Por Lewis S. Chafer

(Fundador y 1º Presidente del Seminario Teológico en Dallas, Texas. USA)

Lee Introducción a la Angelología 2

Lee Introducción a la Angelología 3 

Lee Introducción a la Angelología 4

Lee Introducción a la Angelología 5

Lee Introducción a la Angelología 6

Lee Introducción a la Angelología 7

Lee Introducción a la Angelología 8

2 Comentarios

  1. espiritual no es necesariamente inmaterial, ese es un concepto mas esotérico como los »fantasmas» y el »ectoplasma» Dios aunque sea espíritu puede materializarse como lo perciben nuestros sentidos de lo contrario no sería todo poderoso si no lo hace es porque precisamente tiene a quienes lo hacen ejecutándo sus órdenes, el mismo Jesús como dicen algunos teólogos pudo manifestarse como una Cristofanía a algunos como a Daniel

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre