Hombres Cristianos – La Creación del Hombre 3

 

Continuemos.

Dios y la humanidad fueron hechos el uno para el otro. Esta es la razón de que, no importa qué tantas relaciones tengas o qué tantos regalos compres para otras personas, al final, tú no vas a estar satisfecho con nada hasta que no llegues a amar a Dios. Dios tiene que llegar a ocupar el primer lugar en tu vida. Tu amor fue diseñado para tener la completa realización sólo en El.

 

4. Para Manifestar Su Naturaleza.

Dios creó al hombre a Su imagen para que el hombre también pudiera reflejar Su carácter y Su personalidad. Cuando Dios creó al hombre, el cielo y la tierra se pararon en admiración de este ser asombroso que manifestaba la misma naturaleza y que reflejaba Su gloria.

Considera este admirable versículo del Salmo 82:6: «Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo». Este versículo está hablando de la raza humana. Nos llama «dioses» e «hijos del Altísimo» ¿Por qué es que somos llamados dioses? Se debe a que como hijos del Dios Altísimo tenemos Su naturaleza y compartimos Sus propósitos. Físicamente somos hijos de los hombres, pero espiritualmente, somos hijos de Dios.

Dos aspectos fundamentales del carácter de Dios son el amor y la luz, y el hombre fue hecho para exhibir estas cualidades. Sin embargo, el hecho de que el hombre sea a la imagen de Dios no quiere,   decir que el hombre pueda revelar estas cualidades estando separado de Él. El hombre fue hecho para que siempre revelara la naturaleza Dios dentro del contexto de estar conectado continuamente a Él en comunión.

1 Juan 4:16 dice: «El que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él», y Proverbios 20:27 dice: «Lámpara del Señor es el espíritu del hombre que escudriña lo más profundo de su ser». Esto significa que cuando tú tienes comunión con Dios, tú reflejas Su luz. Tú muestras la naturaleza de Dios, porque, «Dios es luz, y en El no hay tiniebla alguna» (la. Juan 1:5).

Dios también creó al hombre para demostrar Su sabiduría y la bondad de Sus preceptos. Este propósito es parte de los planes eternos de Dios, y culminó en la venida de Cristo Jesús y en el nacimiento de la iglesia (Efesios 3:10-11)

 

5. Para Compartir su Gobierno.

Génesis 1:26. El hombre fue creado para compartir la autoridad de Dios. Dios nunca quiso gobernar sólo. El amor no piensa en esos términos. Tú siempre puedes saber cuándo una persona está llena de amor. Él no quiere hacer las cosas sólo para sus propósitos egoístamente. Una persona egoísta quiere toda la gloria, todo el crédito, todo el reconocimiento, toda la atención, todo el poder, toda la autoridad, todos los derechos y todos los privilegios. Pero una persona que está llena de amor, quiere que otros compartan con él lo que él tiene.

Debes notar que la palabra «hombre» en Génesis 1:26 se refiere al ser espiritual que fue creado a la imagen de Dios. El propósito de dominio le fue dado al hombre espiritual o al hombre-espíritu. Esto sucedió aun antes de la creación del varón y de la mujer, lo cual discutiremos con detalle más adelante. Por lo tanto, la espiritualidad, tanto del hombre como de la mujer, tiene la misma responsabilidad hacia la tierra debido a que la autoridad y el gobierno le fueron dados al hombre-espíritu, el cual habita en ambos.

El relato de la creación revela un hecho interesante que muy a menudo pasamos por alto hoy en día. Dios no creó al hombre para el cielo. Dios creó al hombre para la tierra. Dios es el Gobernador de los cielos, y El creó al hombre para expresar Su autoridad en la tierra. Él dijo: «Yo quiero que lo mismo que está sucediendo en el cielo suceda en la tierra; quiero que Mi gobierno se extienda a otro ámbito, pero yo no quiero gobernarlo directamente. Yo quiero que el hombre comparta Mi autoridad y gobierno».

El plan de la creación de Dios era este: mientras que Dios gobernaba el reino invisible de los cielos, el hombre iba a gobernar el reino visible en la tierra, siendo que Dios y el hombre iban a disfrutar una comunión continua, a través de sus naturalezas espirituales. En esencia, Dios le dijo al hombre: «Déjame gobernar a través de ti, para que tú puedas apreciar, disfrutar y compartir mi gobierno y autoridad”.

Es importante darse cuenta que el hombre no sólo fue creado para tener comunión con Dios, sino también para tener una responsabilidad que cumplir.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Entendiendo el Propósito y el Poder de los Hombres”

Por Myles Munroe

Lee La Creación del Hombre 4

Lee La Creación del Hombre 5

Lee La Creación del Hombre 6

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre