el-matrimonio-en-el-proposito-de-diosParejas Cristianas – El Matrimonio en el Propósito de Dios

 

La familia es la primera célula de la sociedad humana. Y dado que vivimos en un tiempo de crisis familiar es necesario volver a la fuente, al proyecto original de Dios para el matrimonio y la familia.

 

CREADOS CON PROPOSITO

Génesis 1 y 2 nos muestra claramente el propósito original de Dios para el matrimonio.

 

1. Bienestar y satisfacción (2:18, 22).

Somos seres sociales y tenemos necesidad unos de otros. Adán estaba en perfecta relación y comunión con Dios, pero humanamente hablando Adán estaba solo. Dios entiende su soledad y crea a Eva. El bienestar es para ambos y la satisfacción es mutua. Ninguno es objeto del otro.

 

2. Diferenciación y complementación mutua (1: 27, 2:18, 23).

Son varón y hembra, hombre y mujer, masculino y femenino. No existe una tercera opción, no hay un tercer sexo. Por lo tanto la homosexualidad y el lesbianismo son perversiones al propósito original.

Somos diferentes, reaccionamos diferente, sentimos diferente. Pero estas diferencias no estorbaban ni distanciaban a la pareja porque eran diferencias con propósito, para la complementación mutua. Cada uno le aporta al otro lo que posee y cada uno recibe del otro lo que no tiene. Ambos son mutuamente idóneos. Son un equipo. Tienen objetivos en común. Tiran para el mismo lado. Avanzan juntos.

 

3. Multiplicación y ejercicio de la autoridad (1:28).

Hay un propósito de procreación para el matrimonio. Tener hijos no es un accidente ni una costumbre social, sino una decisión mutua y previamente planificada. La familia fue creada para que establezca límites de protección, seguridad, afecto, amistad, enseñándoles a los hijos un modelo de vida. El hogar proporciona un ambiente de confianza, seguridad, protección y contención para cada uno de los miembros de la familia.

 

4. Independencia paterna (2:24).

La independencia de los padres es un signo de madurez. Independencia física, económica, afectiva y espiritual. “Dejar” no significa romper las relaciones o perder la comunicación, significa cortar las influencias para construir algo nuevo, y no para reproducir un modelo.

 

5. Transparencia y libertad (2:25).

Hay también un propósito de placer mutuo para el matrimonio. El goce y la satisfacción sexual plena de ambos es el resultado de la transparencia interior, de la sinceridad. Ambos son libres para entregarse totalmente al otro porque no hay nada oculto que los frene o censure.

Por Edgardo Tosoni

2 Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre