habemus-ecclesiaPredicaciones – Habemus Ecclésia 3

 

Continuemos.

Ya que estamos con todo el ambiente papal, recordemos lo que Bernardo, en el siglo XII le dijo al Papa Eugenio III: “recuerda que no eres el sucesor del emperador Constantino sino el sucesor de un pescador”. Más importante aún, el liderazgo cristiano, nuestro modelo no es ni siquiera aquel pescador, sino que el ejemplo a seguir en todo, y también en el estilo de liderazgo es nuestro único líder que es Jesucristo.

Estos modelos mundanos caerán, principalmente porque Dios así lo dice en su Palabra. Pero además, porque la gente va a ver todos los días en todos los canales de TV secular, el modelo del Papa, y comparará con esos liderazgos pastorales mundanos que irán perdiendo influencia y gente. Hasta ahora el pueblo sin discernimiento miraba esos modelos por televisión y luego los comparaba con su pastor, muchas veces pobre, limitado, sin el halo de éxito que ven esos modelos televisivos, y creen que el paradigma a seguir es el de la pantalla. Pero ahora en la pantalla verán otra cosa, y a cada rato, y la comparación será inevitable, y estos ministerios mundanos, irán cayendo.

Esto no es una justificación para que los pastores no se preparen, no crezcan en todo, no mejoren su imagen, no persigan el crecimiento. Pero sí es una advertencia, para que si hemos “comprado” el modelo pastoral marketinero, nos volvamos al ejemplo de Jesús. Y si somos líderes conforme al modelo de nuestro único Líder Jesucristo, nos afirmemos en él, y en lugar de perseguir ser “grandes”, persigamos ser fieles, para que Dios sea el que nos levante a más.

Hay otras cuestiones más que tienen que ver con lo que uno percibe más allá del ámbito religioso. Sólo a modo de ejemplo, el uso político que le dan y le darán al tema, de un lado y del otro, en un contexto de polarización nacional. Especialmente los medios de comunicación contrarios al gobierno nacional, ante la ausencia de figuras significativas en la oposición, usarán esta figura para hacer oposición. Y del otro lado, también usarán la figura del nuevo Papa con fines políticos. Pero para no ser presa de esta polarización que pretende dividir a los argentinos, prefiero no entrar en estas líneas en el análisis político del tema. Sino que además de vislumbrar estos tres elementos de lo que viene por delante, mi segunda reflexión tiene que ver con:

 

2. Lo Que NO Deberíamos Esperar.

Lo primero que los evangélicos NO debemos esperar es que el nuevo Papa deje de ser católico. Es decir, va afirmar doctrinas y prácticas que son católicas. Y que por lo tanto los que somos evangélicos no compartimos.

  • Nosotros creemos que la única regla de fe y práctica es la Palabra de Dios, la Biblia.
  • Nosotros creemos que el único mediador entre Dios y los hombres es Jesucristo y sólo él.
  • Nosotros creemos que la única forma de obtener el perdón de los pecados viene a partir del arrepentimiento y la fe en Jesucristo de cada persona, y no por medio de indulgencias que alguien decrete y que deja a la gente en su misma condición delante de Dios.
  • Nosotros creemos que el único redentor es Jesucristo. Reconocemos a la virgen María como la madre de Jesús y admiramos su ejemplo de fe, pero no la consideramos ni co-redentora, ni objeto de adoración.
  • Nosotros creemos que la única forma de ser justificados y tener paz con Dios es por medio de la fe y no por los méritos u obras humanos.
  • Nosotros creemos que el Creador es el único que puede ser adorado, y no ninguna criatura, y que Dios nos exhorta permanentemente a abandonar todo tipo de idolatría.
  • Nosotros creemos que al único a quien tenemos que orar es a Dios Padre, en el nombre de Jesús por medio del Espíritu Santo.

Y así podríamos seguir con otras convicciones que los evangélicos tenemos y que derivan de la Palabra de Dios, y que no podemos negociar. Y como se puede apreciar, estas cuestiones y otras no son sólo aspectos dogmáticos, o meramente de interés para los teólogos, sino que son esenciales a nuestra fe y a la vida de la gente.

(CONTINÚA…)

Por Pastor Carlos Mraida

Tomado de iglesiadelcentro.org

Lee Habemus Ecclésia 4

Lee Habemus Ecclésia 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre