pensamientos-bendecidosPredicaciones Cristianas – Pensamiento Bendecidos y Pensamientos Maldecidos 1

 

Pasaje clave: Daniel 2:46-49. Mateo 6:9.

 

El enemigo nos quiere maldecir, pero él sabe que nosotros tenemos autoridad sobre él y si nosotros descubrimos la maldición le tenemos que reclamar que nos pague por siete. Entonces ¿qué va a hacer el diablo? como él nos quiere maldecir, pero sabe que tenemos autoridad, nos va a maldecir sin que nos demos cuenta, va a mandar la maldición envuelta en «papel de regalo-cultura». Va a meter un pensamiento envuelto como algo cultural para que nos entre en la mente, que pensemos nosotros que es un pensamiento de cultura, pero en realidad no es un pensamiento de la cultura es una maldición que funciona en nosotros.

Entonces cuando vos tenés un pensamiento que parece cultural y te entra en tu mente pero es una maldición, tu mente quedó maldecida y el gran problema, queridos hermanos, es que tenemos las mentes maldecidas, tenemos pensamientos maldecidos y yo sé que suena fuerte pero hoy los vamos a identificar y los vamos a cancelar, porque cuando vos cancelás un pensamiento maldecido activás para que fluyan en tu vida los pensamientos bendecidos.

¿Por qué hay tantos cristianos que aman al Señor pero no pueden avanzar?

Porque tienen pensamientos maldecidos que están bloqueando, como un freno, como una pared a los pensamientos bendecidos. Decí: Este día voy a cancelar todo pensamiento cultural que es una maldición, que está en mi mente, hoy es el último día que va a estar conmigo.

¿Por qué los discípulos no trajeron un avivamiento cuando estaban con Jesús? ¿Por qué no sacudieron las naciones de la tierra? Porque ellos tenían pensamientos maldecidos. Un día Jesús está con 4000 hombres, sin contar mujeres ni niños y les dio un seminario de tres días de duración. Fue tan bueno el seminario de tres días de duración que se olvidaron de comer. ¿Cuántos hicieron alguna vez algo que les gustaba tanto que se olvidaron de comer?

A los tres días Jesús dice: Muchachos vamos a darles de comer porque hace tres días que no estamos comiendo, nos metimos tanto en la unción que nos olvidamos de todo. Entonces le traen unos panes, siete exactamente y unos pescaditos. Jesús da gracias y les da a todos. Cuando se van, han comido diez mil personas y Jesús le dice a los discípulos: «Cuídense de la levadura de los fariseos»; tengan cuidado con los legalistas, les dijo. Pedro se junta con los discípulos y pregunta ¿Por qué nos habrá dicho eso? ¿porque no trajimos pan para el seminario? Jesús le dice: «Vengan para acá ¿no vieron cuando les di de comer a cinco mil? Les di de comer a cinco mil ¿No acaban de ver el milagro? ¿Qué era ese pensamiento? Pensamientos de maldición envueltos en papel de cultura. 

1. Primer pensamiento de maldición: No echar raíces.
La inconstancia es un pensamiento maldecido, el desarraigo, mente de peregrino, estoy de paso.
Y eso es lo que nos pasa a los argentinos. No somos hijos de los españoles, no somos hijos de argentinos, no somos ni españoles ni argentinos, decimos: Buenos Aires es la Francia de Latinoamérica. Cuando vas a Francia ni saben dónde queda Buenos Aires. Somos de aquí, somos de allá, los que vienen de otras culturas, seguramente tus papás decían: ¡Ah, la Italia linda! usted tiene que ir a la Italia. Y vos no sabías si era de Italia o era de acá o era de la China o de dónde era. Entonces «desarraigo» es no echar raíces.

Gente que cambia de parejas, eso es un pensamiento de maldición.
Gente que cambia de colegio permanentemente.
Gente que pasó en la vida por muchos trabajos.
Gente que no puede echar raíces en ninguna iglesia.

Hay una estadística que dice que cada tres años la gente rota de iglesia, eso es un pensamiento de maldición. Billy Graham, el evangelista más grande de todos los tiempos con su equipo de trabajo, tiene como ochenta años, hace más de cincuenta años que trabajan juntos.

Cuando Caín mató a Abel ¿saben cuál fue el dolor más grande? ¿por qué todos buscaban a Caín para matarlo? ¿Saben cuál fue la maldición más grande de Caín?, «Serás errante y extranjero». Porque no echar raíces, no establecerse, no crecer en un lugar, es lo que el diablo quiere, el diablo va a hacerte mudar cincuenta veces, cambiar quinientas veces de pareja, cambiar ochocientos de veces de iglesia, pero hoy vamos a cancelar la inconstancia.

Hay gente que hoy no vino ¿Por qué? Porque llovió. Y el domingo pasado no vino ¿Por qué? Porque hizo calor y el anterior porque estaba lindo el día y el anterior porque le cayó la familia. Cuantas más excusas tengas, más maldecido vas a estar porque Dios te llamó a establecerte, la tierra nos pertenece, vos vas a echar raíces, vas a tener tu casa, tu lugar para ser establecido, porque Dios nos prometió que todo lo que pisemos él nos lo va a dar.
Decí: En esta mañana cancelo de mi vida toda inconstancia, voy a ser perseverante, voy a echar raíces y nadie me va a mover más.

(CONTINÚA…)

Por Bernardo Stamateas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre