Sectas – Cómo Ser Libres de la Masonería 3

 

Continuemos.

Grado 3. «Maestro».

Renuncio, en el nombre de Jesucristo, a los juramentos tomados y a las maldiciones involucradas en el tercer grado o grado maestro de la masonería, especialmente las maldiciones sobre el estómago y el área del vientre. Renuncio a las palabras secretas MAHA BONE (HUESO DE MAHA) TUBAL CAIN y MACHABEN, MACHBINNA y a todo lo que significan.

Renuncio a la antigua enseñanza y al simbolismo del tercer tribunal de investigación usado en el rito.

Renuncio al espíritu de muerte representado como rito de asesinato, al miedo a la muerte, al falso martirio, al temor de violento ataque de pandillas, al asalto o violación, y a la impotencia de este grado.

Renuncio al pacto de muerte que hice al entrar en el féretro o en la camilla involucrada en el ritual de muerte. Ordeno que mi alma salga fuera de todo cautiverio de muerte a través de esta ceremonia.

Renuncio al espíritu de Hiram Abiff, el falso salvador de los masones, revelado en este grado.

Renuncio a la falsa resurrección. En el nombre de Jesucristo, oro por la sanidad de estómago, de la vesícula, el vientre, el hígado y cualquier otro órgano de mi cuerpo afectado por la masonería, y pido que la misericordia y el entendimiento de Dios se liberen para mí y mi familia.

Renuncio al rito pagano del «punto dentro de un círculo», con todas sus ataduras y adoración fálica.

Renuncio al símbolo «G» y sus simbolismos y ataduras paganas ocultas. Renuncio al misticismo ocultista de los mosaicos negros y blancos del piso a cuadros con el borde teselado y la resplandeciente estrella de cinco puntas.

Renuncio al ojo que lo ve todo, y al tercer ojo u ojo de Horus en la frente y su simbolismo pagano y ocultista. Cierro ahora ese tercer ojo y toda la capacidad oculta de ver dentro del reino espiritual, en el nombre del Señor Jesucristo, y pongo mi confianza en el Espíritu Santo para todo lo que necesito saber en los asuntos espirituales.

Renuncio a todas las falsas comuniones tomadas, a toda mofa de la obra redentora de Jesucristo en la cruz del Calvario, a toda incredulidad, confusión y depresión. Renuncio y abandono toda mentira de la francmasonería de que el hombre no es pecador, sino simplemente imperfecto, y que también se puede redimir a si mismo por medio de las buenas obras.

Renuncio a todo temor de locura, angustia, deseos de muerte, suicidio y muerte, en el nombre de Jesucristo.

Renuncio a toda ira, odio, pensamientos de asesinato, venganza, represalias, apatía espiritual, falsa religión, toda incredulidad, especialmente hacia la Santa Biblia como la Palabra de Dios, y a toda condescendencia de la Palabra de Dios.

Renuncio a toda búsqueda espiritual dentro de falsas religiones.

Renuncio a la muerte iniciática y al espíritu de la muerte.

Ordene que todo espíritu de muerte salga de su vida, en el Nombre de Jesucristo. Ponga sus manos sobre su cabeza, luego en la nuca y luego en la frente, y diga: Yo cierro toda puerta espiritual que fue abierta en esta ceremonia, por mí o por mis ancestros. Declaro sanidad, sobre mi estómago, vesícula biliar, intestinos, hígado y sobre todo mi sistema digestivo, en el nombre de Jesucristo.

 

Grados Capitulares.

Renuncio y abandono los juramentos y las maldiciones involucradas en el grado «Ritual York» de la Masonería.

Renuncio a la marca de la Logia, y a la marca en forma de cuadrados y ángeles que señala a la persona de por vida.

También rechazo y renuncio a la joya o talismán ocultista que fue hecho con esta señal y que se usa en las reuniones de la Logia; renuncio al grado de maestro marcado con su palabra secreta JOPPA, y a sus castigos de tener el oído derecho atormentado y a la maldición de sordera permanente, así como a que se me cercene la mano derecha por ser un impostor.

Renuncio y abandono los juramentos hechos y las maldiciones involucradas en los demás grados del «Rito de York», entre ellos el de maestro del pasado, con el castigo de que se me parta la lengua de la punta a la raíz.

Renuncio al grado de maestro de mayor excelencia, cuyo castigo es que me abran el pecho, saquen mis órganos vitales y los expongan hasta que se pudran en el estercolero.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “GADU: Gran Arquitecto Del Universo”

Por Ana Méndez Ferrel

Lee Cómo Ser Libre de la Masonería 4

Lee Cómo Ser Libre de la Masonería 5

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre