Sermones Cristianos – Saliendo del Engaño 2

 

Continuemos.

4. Aislamiento.

Las personas que son autoritarias aíslan a las personas cercanas de aquellos quienes los quieren bendecir. Entonces dicen cosas tal como: «No te juntes con esa»; «No vayas tanto a la reunión»; «No te metas en la barca».

Te quieren aislar porque saben que si hablás sobre las propuestas que ellos te hacen, van a ser descubiertos. Entonces, te quieren mantener aislado, en secreto, en privado. Igualmente, eso era lo que hacían los fariseos: se metían en las casas de las viudas y las devoraban.

Es importante destacar que las mujeres que están solas son candidatas para la estafa. Generalmente se encuentran en sus casas, pensando que están solas, que nadie las quiere, que nadie las llama… Entonces aparecen los engañadores autori­tarios – ya que ellos saben cómo ellas se pueden sentir y se acercan disfrazados de ovejas, pero son lobos rapaces. Lo único que quieren es su dinero, tener sexo o usarlas como esclavas, destruir su auto-estima.

 

5. Envidia.

¿Sabés por qué esa gente te estafó? Por envidia. Todo estafador que se acerca a tu vida es movido por la envidia, por lo tanto, hay algo que quiere destruir. Tal vez envidia a tu familia (por eso intentó causar división), tu situación económica, tu paz, tu alegría, que vengas a las reuniones y sirvas al Señor. Simplemente, los autoritarios son gente que te envidia porque no soporta que te vaya bien.

Jesús les dijo a los fariseos: «Ustedes son unos estafado­res, porque no hacen seguidores de Dios, hacen prosélitos» ¿Cuál es la diferencia? Yo puedo hacer gen­te que me siga a mí (que sean seguidores de Bernardo) Esto es una estafa… Por el contrario, tengo que hacer que la gente siga a Dios, que dependa de Dios, que ame a Dios, que confíe en el Señor.

Pero los estafado­res no te hacen confiar en Dios, te dicen: «Te fue bien por mí»; «Dios te prosperó porque escuchaste mi palabra profética»; «Te fue bien porque a me trataste bien».

Las personas autoritarias crean prosélitos para que, cuando sean descubiertos, tengan a alguien que los defienda. De esta forma, ellos arman su equipo. Un ejem­plo es Absalón quien era uno de los hijos de David y que le quería real izar un golpe de estado al padre.

¿Y sabés qué hacía Absalón? Cuando la gente venía a él y se quejaba diciendo: «El rey no me atiende»; «El rey me trata mal»; «El rey me tortura», Absalón les decía: «Yo entiendo lo que a vos te pasa, yo estaría mal como vos…». Entonces, les prestaba plata, y los ayudaba, porque él sabía que cuando le hiciera el golpe de estado a su papá David, él iba a necesitar gente vendada, manipulada, y engañada que lo defendiese.

 

6. Falta de Futuro.

Si investigás bien la vida de una persona autoritaria, vas a decir: «¿Cómo me va a decir a mí cómo ganar plata, si no tiene un peso?»; «¿Cómo me va a decir cómo ser feliz en la vida, si está sola, no la quiere nadie, ni el perro de la esquina?»; «¿Cómo me va a decir cómo conectarme con Dios, si no tiene vida espiritual, no tiene fruto?». Sin embargo, tiene historias que te encandilan así como anécdotas y aventuras, las cuales hacen que la admires. Las personas autoritarias siempre acomodan las co­sas para su beneficio.

El autoritarismo es una forma de control mental a través del miedo. No existe «ojear» a otro… eso es mitología. Lo que sí existe es la gente que lentamente atemoriza a su víctima.

 

La Seducción.

La segunda manera que tiene Satanás de engañarnos es a través de «la seduc­ción». Un ejemplo claro de esto es cuando Satanás se metió en la serpiente. No lo hizo como un león, por medio del autoritarismo, porque Eva se hubiera dado cuenta. Lo hizo como una serpiente y le empezó a hablar. Entonces la mujer habló, él empezó a seducirla y, como las mujeres son muy sugestionables, ella miró el árbol y dijo: «Es lindo para la sabiduría, codiciable para comer y…» Luego miró un fruto y ya se imaginó que rico sería… ¡»se hizo toda la película»! Mil veces había mirado el fruto, y nunca le había visto nada, pero cuando el diablo le dijo: «¡Ay!, ¡No sabés qué rica es esa manzana!» Eva no pudo resistir caer en su seducción.

 

Víctimas.

Los autoritarios se muestran como víctimas y dicen: «Nadie me entiende»; «Me maltrataron de todos lados»; «Yo tenía una novia, yo la quería amar nada más, yo quería ser feliz con ella y vivir en armonía, tener muchos hijos, pero ella desgraciada me engañó y se fue con otro» ¡Mentira! ¡El tipo la engañó con otras mujeres!

En suma, las personas que son víctimas les echan la culpa a los demás y son a su vez manipuladoras.

(CONTINÚA…)

Extracto del libro “Emociones Lastimadas”

Por Bernardo Stamateas

Lee Saliendo del Engaño 3

Lee Saliendo del Engaño 4

Lee Saliendo del Engaño 5

2 Comentarios

    • Hola Esteban. ¡¡Bienvenido!! Y supongo que por tu nombre vos también sos de origen griego. Sí, sus mensajes son muy edificantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa para comentar!
Por favor ingresa tu nombre